Primera versión del perfil de Javier Sahuquillo

Un contrariado Rembrandt pro-Habsburgo
recorre el esqueleto de la hoja
sentado como un niño entre las ratas
y suelta su cemento de alamar.

Tiresias en el grito de la noche,
por el acero los caminos blancos,
con toda la zanfoña de su España
estercolera, íntimo deshace.

Eran siete sirenas del Cantábrico,
igual de magulladas que una tórtola,
las que dejaron hálito de bueyes.

Tan virgen y tan puta de corceles,
Sahuquillo desenvuelve la encomienda:
la desgarrada sombra del Imperio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s