“Un adiós a medias”

X: Es distinto. Raro.
Todavía me parece que vas a abrir la puerta y vas a asomar tu cabecita. Todavía espero que suene mi teléfono y que aparezca tu fotografía.
Imagino que duermes tranquilamente en nuestra cama mientras yo escribo estas palabras. Imagino que puedo levantarme de esta silla, acercarme hasta la habitación, mirarte y tumbarme a tu lado.
Deseo que estés allí. Deseo que estés aquí.
Quizás debería haberte visto metido entre aquellas cuatro maderas.
Quizás la gente tenga razón y eso hubiese facilitado el cambio.
No lo sé. No lo sé.
Puede que no sea capaz de decirte adiós. Puede que no quiera decirlo.
Ya no tengo ganas de respirar. Ya no tengo fuerzas para hacerlo.
Ojalá pudiese cambiar tu destino. Ojalá pudiese cambiar el mío.
Yo elijo. Yo lo decido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s