Papel de suela (Núcleo ceremonial)

Cruzasteis ese serrucho blanco con las suelas de las botas muy lejos de allí.

Y justo antes de empezar a subir, prendiste una hoguera. Te alejaste del grupo buscando paredes invisibles… Te los sacaste del escondrijo más indecoroso, arrugados ayeres. Los hojeaste por última vez y te acordaste otra vez de tus botas. De vuestras botas.
Te imagino mirando al fuego comiéndose tu pasado y tu verdad. Viviendo una y otra vez al calor de la resignación del que reacciona.

Te recuerdo recordándonos un ayer incomunicable: Repitiendo historias y rellenando papel blanco que nunca ardería y que nunca dejaría de ser blanco.

Te (re)conozco en el espejo y te pido perdón porque me tiemblan las piernas ante lo extraordinario. Te ruego me perdones por no cumplir con las ruedas y las agujas.

Yo tengo un dios binario, encantador de conciencias. Y tengo tus botas en el armario.

Yo nunca he tenido una guerra…
Aunque he tenido enemigos…
Y he tenido unas botas:

Las mismas botas para toda una guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s