Monólogo ceremonial Juan Valle (PAPEL DE SUELA)

PAPEL DE SUELA

Dramatis personae:

-Hombre

-Voz izquierda (Voz externa que proviene de la parte izquierda del escenario)(No la vemos)

-Voz derecha   (Voz externa que proviene de la parte derecha del esenario)  (No la vemos)

(Oscuro. Ruidos ininteligibles, parece que la tierra tiemble y se queje. El volumen crece y entendemos, que, evidentemente, son voces aumentando su volumen muy progresivamente hasta llegar a un punto máximo en el que estas voces dan un gran grito seco y corto.)

(Desde este alarido, van a escucharse movimientos de vientos. A medida que avance la escena, estos van a ir creciendo -tanto en intensidad, como en periodicidad- hacia dos topes concretos: uno es un punto aproximado a la mitad de la obra y que especificaré cuando se llegue a él, y el otro es el clímax de la obra, en el que alcanzaremos el máximo de presencia sonora (aérea se entiende).)

(La escena sigue sumida en un oscuro total. Desde aquel alarido empiezan a escucharse cosas. Ruido de pisadas, ramas secas rompiéndose, actividades indefinidas en el negro de la noche. Mientras, la siguiente conversación)

Voz izquierda: -¡Eh!

Voz derecha: -¿Qué?

Voz izquierda: -¿Estás despierto?

Voz derecha: -¿Y tú?

Voz izquierda: -¿Oyes eso?

Voz derecha: -Si.

Voz izquierda: -¿Será él?

Voz derecha: -¡No!

Voz izquierda: -¿Y porqué no?

Voz derecha: -Tú y tu esperanza… Guárdatela para ti.

Voz izquierda: -Tiene que ser él.

Voz derecha: -¿Qué te he dicho?

Voz izquierda: -Yo creo que es él. Por eso lo digo.

Voz derecha: -No. Te equivocas doblemente. No es él. Y estoy harto de repetirte que sólo estamos tú y yo aquí, con lo que mi palabra y tu palabra, así como tus oídos y los míos, no son más míos y tuyos, sino nuestros todos. Si no quiero escuchar algo, debes respetarlo. Habla en tu cabeza.

Voz izquierda: -Vamos…No me digas que has dejado de creer en él.

Voz derecha: -¡¡En tu cabeza!!

Voz izquierda: -Me aburro. Siempre me aburro allá dentro.

(Piedras chocando)

Voz derecha:  ¿Estás haciendo tú ese ruido?

Voz izquierda: ¡Es él!

Voz derecha: (Interrumpiéndole) ¡Cállate de una vez!

(Piedras chocando. Una chispa, tres chispas, una hoguera encendiéndose. Por fin una luz en escena. Un hombre iluminado por el fuego.)

Hombre: (Hiperventilando, helado de frío.) -Otra noche más…. Nunca puedo empezar a contarlas, ¿Por qué? ¿Cuánto tiempo llevo así? (Pausa) Todas las noches despierto en el bosque. No recuerdo haber dormido jamás, sólo recuerdo despertares… Los vientos helados me desvelan y  nunca es el mismo monte. (Pausa) Creo…

(Silencio. El hombre va entrando en calor.)

Voz izquierda: – ¡Eh, tú!

Voz derecha: – ¡¡Calla!!

(Silencio. El hombre acerca las manos al fuego para calentárselas.)

Voz izquierda: -¿Quién eres?

Voz derecha: (Interrumpiendo a la otra voz) -¡Noo!

(Silencio. Continúa el ruido del viento bailando.)

Hombre: -Mis botas está deshechas. Deben haber escrito muchas huellas en la tierra.(Le cuesta pronunciar la palabra, como si estuviese conociéndola y pronunciando por primera vez) Tierra… ¿Yo he conocido alguna tierra? Si no recuerdo ni uno de los pasos que di antes de despertar…

Voz derecha: (Susurrando)-¿Qué es?

Voz izquierda: -No nos oye…

(El hombre observa el interior del fuego. Ve algo. Mete las manos y extrae de la hoguera un fardo de papeles arrugados.)

Voz izquierda: -¡¡Es él!!

to be continued…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s