“La partida” por África Romera.

(Tercera versión de “Un adiós a medias”).

(Mujer sentada en un sofá. En la mano tiene una copa de la que, de vez en cuando, bebe.  En frente de ella, una mesa baja con un tubo de pastillas sobre ella. Junto a éste, una botella de ginebra. L a mujer abre el tubo y desparrama las pastillas sobre la mesa. Coge una, se la toma y bebe de la copa).

No te veo. No consigo verte. Cierro los ojos. Los cierro fuerte e intento concentrarme.
a concentración no sirve de nada. Ya nada huele a ti. Ni siquiera tus cosas.

Imagino que me hablas.  “Sonríe. Sonríete a ti misma. Necesitas hacerlo. Necesitas dejarlo pasar”.  Imagino que lo consigo.

(Traga de nuevo una pastilla y bebe. Rellena la copa).

Lo he conseguido.  Acabo de recordad que todavía hay algo que huele a ti. Es una vieja camiseta que utilizabas para dormir. Nadie la ha lavado. No dejaré que nadie lo haga.

No puedo dormir. No puedo hacerlo. Quiero hacerlo. Deseo hacerlo.
ecesito soñar contigo.
s lo más real a lo que puedo aspirar.
ú me hacías dormir. Me tranquilizabas. Tu tacto era como un somnífero para mí.
ada me excita y me calma más.

“Cuando sea viejo seré insoportable. Tú me aguantarás.
o tendrás otro remedio. Seguirás enamorada de mí”. Te encantaba pensar eso.

Ya eras insoportable de joven y te aguantaba. Quizás ya estaba enamorada de ti.
e gusta tu sonrisa. Tus ojos.
u olor.
etesto tus quejas y tu impaciencia. No sabes esperar. No sé esperar. No puedo espera. (Traga otra pastilla y bebe. Le cuesta tragar y vuelve a beber).

Tus cosas siguen en casa.
o quiero que nadie las toque.
o quiero que nadie las vea.
on tuyas. Son mías.

No quiero seguir durmiendo. Este sueño no me gusta.
jalá suene el despertador y sea hora de levantarse, entonces tú lo apagues y sigamos en la cama unos minutos más.

Deseo que no haga frío. Deseo que estés aquí.
eseo que acabe el día. Deseo que estés aquí.
eseo sentirme viva. Deseo que estés aquí.
eseo tener un hijo. No puedo hacerlo si no estás aquí.

(Traga una pastilla y bebe).

Recuerdo aquel día que estuvimos en la playa. Nunca más volvimos.
ras feliz. Tú, yo y tu bonita piel bronceada.
e gustaba mirarme. Me hacías reír. Eres precioso. Necesito escuchar tu voz. Necesito olerte.

(Se incorpora y arregla un poco su aspecto. Mira hacia la puerta).

No puedo creerlo. No quiero hacerlo. Estás aquí. En cualquier momento abrirás esa puerta y asomarás tu cabecita.
e sonreirás. Yo me levantaré y me acercaré a abrazarte.
uerte. Fuerte. Muy fuerte.
e oleré. Te oleré profundamente. Tan fuerte que esa esencia me dure para cuando no estés.
e besarás. Te besaré.

(Traga otra pastilla y bebe).

Te odio. Ayúdame. Necesito que me apoyes. No lo hagas. Necesito que me ayudes.

(Traga una pastilla y bebe. Vuelve a beber)

“Recuerdo aquel día en la playa. El único día que estuvimos juntos frente al mar.
stabas preciosa. Tú, yo y tu nuevo bikini a rayas.
o podía dejar de mirarte.
i mirada te causaba risa.
u belleza me causaba admiración”. Repítelo. “Tu belleza me causaba admiración”.  Te echo de menos. Necesito verte. Necesito olerte.

Tarde. Demasiado tarde. ¿Dónde estás?. Deberías estar aquí, conmigo. Te odio, te odio. Te odio por haberme abandonado. Por no haberme esperado.

(Cada vez vemos  a la mujer más relajada. Se tumba en el sofá).

Tarde, demasiado tarde. Soledad. Odio esa palabra. Te odio a ti. Soledad.

Anoche estuve leyendo nuestras cartas. La primera, la última.
o necesito esforzarme para oírte decir todas esas palabras.
a primera, la última. La última.

(Bebe).

Me siento un poco mejor. Creo que empiezo a olerte. Todavía es demasiado sutil, pero comienza  a haber un cierto aroma a ti.

No puedes impedirlo. No debes.
s mi elección. Cállate. ¿Crees que es fácil?. ¿Crees que no lo he pensado?. Cállate. Te has ido así que no tienes derecho a decirme lo que debo hacer. Tú debías estar aquí. Conmigo. No quiero estar bien. No quiero superarlo. No quiero ser fuerte. Sólo quiero desaparecer. Sólo quiero desaparecer.
o quiero tu consejo. No lo quiero. No lo necesito.
eberías haberme esperado.

Tú ganas.

Ojalá pudiese cambiar tu destino. Ojalá pudiese cambiar el mío.
o lo elijo. Yo lo decido. (Muere. La copa cae al suelo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s