Acerca de “LA DECADENCIA DE LA MENTIRA” de Oscar Wilde. Por África Romera

En este texto no demasiado extenso, pero sin duda suficiente, del autor irlandés Oscar Wilde, encontramos una interesante reflexión acerca de la Naturaleza, la Vida y, por supuesto, el Arte.

Wilde nos acerca al mundo de la mentira a través de un personaje, Vivian, que gracias a su fructífero diálogo con Cyril, consigue transmitirnos de una manera clara y sencilla, su visión del Arte.

En esta exposición, el personaje de Vivian comienza con una curiosa introducción al mundo de la Naturaleza y a cómo ésta es totalmente imperfecta. Según él, si la Naturaleza fuese perfecta, no existiría el Arte. Por ello ve un error que el artista intente imitar a la Naturaleza en su arte, ya que sin duda es la propia Naturaleza la que imita al Arte.

Expone que la verdadera variedad artística se encuentra en la imaginación y no en la Naturaleza, por ello el artista debe buscar en la fantasía, en su propia imaginación.

Tras esto, Vivian presenta el título de lo que va a ser un artículo de protesta contra este declive de lo artístico : “La decadencia de la mentira”.

En esta exposición nos habla de la belleza que existe en la verdadera mentira. La gente ha desfigurado el sentido de esa palabra llegando a deformar los hechos a los que aluden, en lugar de mentir.

El autor, a través de Vivian, defiende la Mentira siempre relacionada directamente con el Arte.

Argumenta que el motivo por el que la literatura contemporánea está llena de malos escritores no es otro sino la decadencia de la mentira. Estos escritores plagian a la vida y bosquejan tipos copiados de su círculo familiar.

Desmiente la existencia de mentirosos natos, ya que el arte de la mentira conlleva un entrenamiento y una estudiada técnica.

“Se reconoce al mentiroso en ricas articulaciones rítmicas, y en ningún caso la inspiración fortuita del momento podría bastar”.

Por todo ello, es necesaria la práctica para llegar a la perfección.

A continuación nos habla sobre el erróneo camino que sigue el Arte para llegar a ser Arte.

La primera equivocación es coger a la Vida como referencia. Más tarde, en lugar de prevalecer el Arte, es la Vida la que lo hace, arrojando así el Arte a la basura.

Para Vivian, el fin del Arte no es otro que conseguir la belleza compleja.

Autores como Shakespeare se equivocaron al inspirarse en la vida, rechazando así la intervención del bello estilo. Así pues, al autor isabelino le agradaba en exceso copiar el lenguaje corriente, abandonando el instrumento de la Fantasía.

Por ello, es posible tomar la Vida como material, pero no como método artístico.

El principal error de la literatura reside en imitar en lugar de crear. Se escriben personajes que hablan en escena lo mismo que hablarían fuera de ella. Personajes sin aspiraciones que en la vida real pasarían inadvertidas.

De este modo, el autor deja de manifiesto la belleza que reside en las obras imaginadas e inventadas, y la carencia de ésta en el fiel y laborioso realismo.

Así pues, Vivian defiende la idea de que la Vida defiende al Arte, de que la Vida es el espejo del Arte.

Argumenta esta afirmación ejemplificándola con la manera de hacer Arte en la cultura clásica. Los griegos imitaban y aprendían de las virtudes y los errores de los héroes de las tragedias.

Por ello, “La Vida es el mejor y el único discípulo del Arte”.

“El arte no es simbólico de ninguna época. Las épocas son sus símbolos”.

Así pues, el Arte nos muestra su propio progreso y no la época a la que pertenece.

El peor arte es el que intenta elevar a la Vida y a la Naturaleza a la altura de los ideales.

“Cuando el arte deja de ser imaginativo, fenece”.

Ha pasado mucho tiempo desde que, en 1891, Oscar Wilde escribiese este ensayo sobre la naturaleza del Arte.

Muchas de las opiniones en él expresadas, nos provocan diferentes sentimientos encontrados.

Podría decir que estoy de acuerdo y en desacuerdo con algunas des sus afirmaciones tales como: “los malos escritores son los que van directamente a la vida para todo” o cómo, al hablar de los malos personajes añade: “ …no tienen aspiraciones ni en el alma ni en las letras; están calcados de la vida y reproducen su vulgaridad hasta en los menores detalles”.

Creo que tiene razón al afirmar que un personaje es rico e interesante cuando se han cuidado los detalles y se ha llevado a cabo un exhaustivo proceso de creación. Pero no estoy de acuerdo en que la “gente normal”, la que nos encontramos por las calles en el día a día, no sean o puedan llegar a ser personajes profundamente interesantes.

Aunque, cierto es que algunas de las mejores obras han tomado como base hechos o personajes de la historia, para después crear una ficción que transforme estos acontecimientos o personajes en material artístico.

Creo que tras varias lecturas, principalmente me quedo con la necesidad de creación y no de la mera imitación.

La lectura de este ensayo me ha parecido sumamente gratificante y beneficiosa. Sin duda, altamente recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s