CASCARRIO, FARFONTE Y AMIGUITOS

Imagen

(La luz ilumina la escena y Farfonte ya parece llevar hablando un rato)

Farfonte-(Hablando por teléfono, sus frases son entrecortadas constantemente por momentos de escucha en los que se suponen las palabras del interlocutor. Habla muy fuerte. Va vestido únicamente con una bata de franela roja y unas zapatillas de andar por casa,aderezadas con calcetines blancos de la marca SPORT(Franjas de colores,raquetas cruzándose….). Está sentado en un sillón, en la parte izquierda del escenario, de esos que se extienden y que masajean la espalda. Junto a él una mesita pequeña donde está el teléfono. Justo en frente del sillón, en primer término, una banqueta. Farfonte tiene en la mano unos folios y un bolígrafo. Lleva unas gafas de ver colgadas de un cordel alrededor del cuello. En la pared del cuarto, que parece un salón,paralela al proscenio además de algunos elementos propios de salón doméstico, hay una  puerta, situada en el centro de dicha pared. A un lado de la puerta, colgado en la pared,un bolso muy viejo y medio roto está colgado y enmarcado en una especie de cuadro/vitrina. La puerta queda en medio separando de alguna forma el espacio del sillón ocupado por Farfonte de la parte derecha de la escena, donde hay un sofá negro de cuero casi plástico bastante pequeño que parece inventar melodías horribles cada vez que un cuerpo se sienta en él. A medio metro del sofá, en frente, una mesita baja de salón ) No…¿Cascarrio? Bien, bien…Durmiendo…como un tronco…Sí…Claro…¡¡No, hombre!!…¡Que va! Todo va bien, poco a poco. No…No es que lo necesite o algo así…No…El asunto es que a mí me gustaría que me lo dijeran, ¿sabes? …A mi no me gusta que la gente se guarde cosas así…No.. Esas cosas se enquistan…¡Claro! Por eso te lo digo, de repente un día te acuerdas y ¿qué?… era yo el único que podía recordártelo…Si lo de menos es la cantidad… ¿3000?NOnonono, no. Serían 5000….Claro…Hombre, no sé, supongo que querrás que te trate como a uno más en este asunto… A mí no me gustaría que hicieran distinciones conmigo… Sí…Pues a ver… Cuando puedas… Eso ya depende de tí… Yo sólo quería recordártelo… pero ¡mañana me viene bien! …Por tí lo digo… para que puedas relajarte…¿¿vale?? Muy bien…y…¿tu mujer?¿Cómo está?…¡Me alegro! ¡Mándale saludos! ¿y Carlos??…Javi Javi Javi, eso…¿Qué tal anda? ¡Estará hecho un hombre ya!… Eso es, que estudie…que mira como anda el mundo, cojo de las dos piernas…vale…Ah! estuviste con ellos?? Si, si, si…Un amigo maravilloso y el otro es un tipo excepcional…(Ríe)bueno…Perdona, durante muchos años no, hijo de puta, ¡¡durante toda tu vida!!…Ya pero bueno no tienes que decir durante muchos porque eso tiene un límite y una caducidad…claro…Que sí, hombre…Te quiero, amiguito mío…

(Sale Cascarrio por la única puerta que se ve en escena. Va vestido con pantalones vaqueros piratas, calcetines negros y gordos, zapatillas rojas y una camiseta de roja con la cara de Anabel Alonso estampada en el pecho. Está comiendo un Donuts y su cara y sus dedos brillan grasientos)

Cascarrio– ¿Cómo vas?

Farfonte– Llevo 24 esta mañana..(Subrayando cosas en los folios con el bolígrafo)6 no me cogieron el teléfono…Igual tienes que ir a hacerles una visitilla…¡Ya estás vestido!..¿Has dormido bien?

Cascarrio– Sí, ya llevo un rato levantado…

Farfonte– Esa no es forma de vivir…Todavía no son ni las doce…

Cascarrio-(Con medio Donuts en la boca todavía)Papá…

Farfonte– Además, ¿levantarte para seguir comiendo? Te estás poniendo curvo….

Cascarrio-Papá, no empieces…

Farfonte-¡Me preocupo por tí, hijo!(Se levanta y anda hacia el sofá de la derecha. Se sienta,con el leitmotiv oportuno) ¿Te apetece ir a echar una cana al aire? ¡Tengo dinero! ¡Toma! (Se saca un par de billetes del pantalón y los encierra en la mano inerte del hijo)

Cascarrio– No me apetece…

Farfonte– No te apetece…

(Cascarrio y Farfonte se miran. Farfonte da unos golpes con la mano en el sofá. Cascarrio se sienta inevitablemente cerca de Farfonte, e inevitablemente sonando a demonios plastificados.)

Cascarrio– Papá, me gustaría hablar con vosotros.

Farfonte– ¿Ya estamos hablando, no? ¿qué te pasa últimamente?(Se levanta y desaparece por la puerta de la derecha, accediendo a la cocina)

Cascarrio– Os quería contar una cosa…(Pausa.Ruido de cazuelas y grifos)¿Puedo?

Farfonte– ¿Comes aquí? ¿Qué vas a querer comer?

Cascarrio– ¿Dónde está mamá?

Farfonte– (Entrando en el salón otra vez, secando una olla con un trapo) ¿Qué día es hoy?

Cascarrio– Jueves, creo.

Farfonte– (Volviendo a entrar en la cocina)Se ha ido de erasmus.

Cascarrio– Ah…(Silencio)Me gustaría hablar con los dos…

Farfonte– (Entra con una manzana, un trapo y un cuchillo. Se vuelve a sentar al lado de Farfonte, y empieza a pelar la manzana) Hijo, hace tiempo que las ubres de tu madre y mis pequeños pezones peludos dan exactamente la misma cantidad de leche…

Cascarrio– Pero me gustaría hablar a mí….

Farfonte– (Mirándole, sorprendido)¡Pero bueno!¿Cuándo has tenido algún problema para contarle cualquier cosa a tu viejo?

(Silencio ilustrativo de Cascarrio)

Cascarrio– Papá.

Farfonte– Dime, pesao.

Cascarrio– Quiero emprender.

Farfonte– ¿A qué?

Cascarrio– Papá, soy emprendedor.

Farfonte– ¿Emprende que?

Cascarrio– Papá, el futuro está llamando a la puerta y tú no pareces enterarte.

Farfonte– ¿El futuro? Dile que vuelva y le recibirán mis dobermans..

Cascarrio– (Se levanta)¡El futuro es la red y las posibilidades que puede servir a la gente!

Farfonte– Ah… Ordenadores…Interesante..

Cascarrio– Déjame contarte, papá. (Gestos muy ilustrativos, espectaculándolo sobremanera) La idea …. sería juntar internet, ¿vale?(Mira a su padre) Si,efectivamente… INTERNET, esa fuerza devastadora del mundo de la información que ha revolucionado la comunicación mundial, la economía y hasta la segregación de algas de los corales del pacífico sur seguramente…..y……

Farfonte-¿…y?

Cascarrio– Internet y….

Farfonte– (Deja la manzana ya pelada encima de la mesa y se levanta amenazantemente) ¡¡¡Internet, y…..!!!

Cascarrio– Y… la…. ¡MADERA! (Pausa)(Exaltándose cada vez más) Materia prima entre las más pujantes, lienzo en manos del padrastro de Cristo, astilla en la uña y ¡¡momia seca del faraón eterno de lo vegetal!!

(Silencio largo. Cascarrio respira)

Farfonte– ¿Qué cojones estás diciendo?

Cascarrio– ¡¡Una web, papáaa!! Una web en la que… ¡atención!… vender….

Farfonte– Dilo de una vez, ¡constructo de la nada!

Cascarrio– ¡Una web para vender maderas!

(Farfonte, serio, se levanta del sofá y se dirige hacia la cocina)

Cascarrio– (Exactamente igual que la anterior)¡Una web para vender maderas!

Farfonte– (Saliendo de la cocina con una botella de Vodka y un vaso) Te he oído la primera vez.

(Farfonte vuelve a sentarse en el sofá)

Cascarrio– Una web que se ocuparía de recoger las maderas de las basuras y llevárselas a quien quiera…

(Farfonte llena su vaso)

Cascarrio– (Juguetón) No me robes la idea, ¿eh?

Farfonte– (Aparentemente confuso) Que no te robe… (Bebe)

Cascarrio– No hace falta que nos dejes el coche tú siempre, la madre de Osvix no lo utiliza casi.

Farfonte– ¿La madre de quién?

Cascarrio– ¡Osvaldo! Mi amigo.. (Farfonte bebe, Cascarrio parece empezar a preocuparse por el repentino antojo etílico paterno) Lo conoces…

(Silencio)

Cascarrio– ¿Papi?

Farfonte– (Recuperando aparentemente la serenidad) ¿Te he contado alguna vez como empecé en todo esto?

Cascarrio– Sí, papá. Lo has contado 47 millon…

Farfonte– (Interrumpiéndole) Yo era joven, muy joven…(mira al horizonte) No había abierto un libro ni pensaba hacerlo así que me planté en aquel taller de las afueras con sólo 16 años…

Cascarrio– Papá…ya conozco esa histor..

Farfonte– (Se levanta y empieza a pintar todo lo que cuenta con sus ojos y recorre el espacio)Traían los coches en coma casi…Nos pasábamos las tardes hurgando en telarañas de cigüeñales y no teníamos ninguna salida, salvo la imaginación, hijo….salvo la imaginación…

Cascarrio– (Juguetón)¡¡Papá, te atreverás a negar que mi negocio rebosa imaginación!!

Farfonte– ¡¡¡¡¡Cállate!!!!!

Cascarrio– Pero, papá…. (Golpea el suelo con los pies. Ante la mirada de su padre, se detiene y se recuesta en el sofá)

Farfonte– (Volviendo poco a poco a su ensoñación narrativa)Sí… Juraría que aún puedo verlo…En la pared más mugrienta de la nave, al lado de la lata de uralita a la que llamábamos despacho, descansaban aquellas preciosas hojas de papel plastificado y brillante…En la misma superficie donde revisábamos las fechas y apuntábamos las citas, y a escasos centímetros del leproso y desconchado gotelé, se posaban las tetas y los culos que nos permitían soñar:   ¡Doce fotógrafos calientes y miles de viajes al aseo enano del taller! (A partir de aquí Cascarrio empezará a levantarse sigilosamente del sofá, intentando desaparecer por la puerta de la cocina)Dios…no nos cansábamos de aquellas mujeres, puedo jurarlo…Todavía las recuerdo con excitación pero me dije a mí mismo frente al espejo de aquel diminuto aseo que iba a mejorar, que iba a hacer todo lo posible por cambiar mi situación.. y sí…allí mismo sellé mi contrato vitalicio con la picardía… (Ve a su hijo a punto de salir por la puerta. Cascarrio, ante la mirada de su padre, regresa al sofá sonriendo exageradamente)Estaba harto de los calendarios vistos de reojo, de mancharme las manos con grasa negra y densa… tan diferente a los brillantes fluidos que gotearían aquellas señoritas… Así que al día siguiente empecé a robar y a coger prestado, como le gusta decir a los graciosos… Los mejores kioskos, las mejores revistas: Penthouse,Playboy, Primera Línea, hasta el Víbora valía… y la niña de mis ojitos: (Suspirando) ¡entre un coño muy peludo y un pequeño catálogo de juguetes sexuales, los mejores reportajes de investigación! Aún siguen holiendo las braguetas de los hombres más traviesos del país…¡Gracias, Interviu!(Mira a su hijo) ¡¡¡Y pude meneármela cien mil veces a centímetros de ese maravilloso trozo de papel!!! Mientras los currantes se manchaban las manos en esos talleres y fingían escuchar a los clientes mientras miraban de lejos aquel puto calendario. (Sentándose al sofá y quitándole importancia a esta última parte) Luego comprendí que podía robar otras cosas además de revistas y con ellas pagar mujeres de verdad. Y así sucesivamente hasta que te robé a tí de una tribu de imbéciles. Tira pa’l cuarto y cascátela un rato, que me tienes harto, joder.

Cascarrio– (Levantándose) No me gusta tocarme…

Farfonte– (Levantándose también y situándose frente a su hijo) ¿¿¿Cómo???

Cascarrio– ¡Estoy cansado!

Farfonte– ¿Estoy oyendo bien? ¡El onanismo purifica!

Cascarrio– (Se vuelve a sentar)Papá, yo no soy tú… no quiero seguir tus pasos.. es para mi un orgullo que hayas luchado por mantenernos, pero..

Farfonte– ¿¿Luchado por manteneros?? ¡Soberano mamón! ¡Yo disfruto haciendo lo que hago!

Cascarrio– Por mantenernos has hecho muchas cosas, papá. Y hasta visto así, lo que haces, no es ético.

Farfonte- ¿Ético?¿¿¿Estoy oyendo bien a mi hijo???

Cascarrio– Papá, no te enfades…

Farfonte– Te he llevado en un huevo durante semanas, quizá meses, ¡¡yo soplaré los vientos que muevan tu ética!! Si tienes algún problema con el negocio familiar, más te vale disimularlo cuando hables conmigo.

Cascarrio– (Agachando la cabeza)Papá… robar no esta bien, nunca ha estado bien…

Farfonte– ¿¿Cómo?? Joder, ¿¿he llevado a un moralista maricón en mi huevo derecho??¿¿¿se habrá contagiado algo???(Agarra a su hijo de la pechera) Óyeme bien, cagarro de mis calzones… ¡¡¡Todo el mundo roba!!! (Poco a poco va disfrutando y paladeando cada palabra. Entre la gula y la codicia) ¡Todo el mundo! No hay nadie que se salve. Vivimos en un mundo donde es inevitable hacerlo. El jardín de lo incorrecto y lo puramente efectivo para nuestra supervivencia, se ha colado en las ciudades y en los pueblos …y en las neveras de las casas, y hasta en las narices… Todo lo que ves florece con sol de nuestro color porque dios lleva cagando abono desde que de un moco suyo ¡¡salimos nosotros nadando!! ¡Nosotros somos los únicos con los cojones – o la verguenza, dirá algún soplagaitas- de reconocer lo que hacemos!¡¡Somos los únicos que tenemos el orgullo de dedicar nuestra vida a la miseria del vecino, como haría todo el mundo si tuviese ocasión!!

Cascarrio– Papá, yo no disfruto como tú…

Farfonte– No vuelvas otra vez…

Cascarrio– No se me da bien, no consigo olvidarme de que lo que hago es algo malo para alguien y cuando estoy estafando a ése alguien no puedo evitar mirarle a los ojos… y papá, sus ojos…Sus ojos se convierten en pantallas planas de 50 pulgadas cada uno. 50 pulgadas y un sonido bestial inundando toda mi cabeza.(Pausa) En las pantallas aparece el dueño de los ojos, de bebé, manchado con sus propias heces, llorando encima de unos periódicos reclamando un poco de atención en una acera infestada de paseantes que lo ignoran cuando no le arrojan alguna moneda enana y oscura a la cara… el bebé sigue berreando con la boca y la pechera llena de babas y cuando consigo conciliar la imagen, y acepto existir en un mundo que funcione así, la víctima se ha dado cuenta hace tiempo que algo no anda bien conmigo…

(Cascarrio vuelve a sentarse en el sofá y se recuesta, aturdido. Farfonte bebe en silencio)

Farfonte– Todo lo que me he esforzado… Tu madre y yo… (Mirando al cielo)Tantos años de nuestra vida…Qué hemos hecho mal… (Sin dejar de mirar al cielo, se levanta y anda hasta el sillón que hay a la derecha y se sienta.)¡¡En serio, dímelo, gordo barbudo!! (En frente, la banqueta pequeña es iluminada por un haz de luz a la vez que suena un coro celestial. El hijo se queda pasmado mirándole)

Voz elevada– (Con ruido de truenos)¡¡Faaaaaaaaaaaarfooooooooooooooooonteeeeeeeeeeeeeee!!

Farfonte– Odio que me hables como a un primerizo, ¡siempre con la misma puta broma!

Voz elevada– Perdona… lo siento…

Farfonte- (Señalando a su hijo)¡¡Me dijiste que mi genética daría toros y cerebros supremos!!

Voz elevada– Lo sé, Farfonte, pero también te dije que esto , como todo, tenia un margen de error…

Farfonte– ¡No! ¿¿Cuántas veces he respetado tu casa pasando hambre?? ¡¡¡Tu agua pasando sed!!!

Voz elevada– Lo sé hijo , lo sé..

Farfonte– Yo no soy tu hijo, imbécil, la próxima vez me mearé en las pilas de mi parroquia.

Voz elevada– Oye, ¡te lo compensaré!

(Silencio breve. El rostro de Farfonte cambia)

Farfonte– ¿CUÁNTO me lo compensarás?

Voz elevada- Cobertura total.

Farfonte– ¿¿24h??

Voz elevada– En todo momento, hijo.

Farfonte– Yo no soy tu hijo.

Voz elevada– Faaaaaaaaaaaarfooooooooooooooooonteeeeeeeeeeeeeee

Farfonte– Calla. (Se levanta del sillón y la luz va desapareciendo)(A su hijo, que le mira boquiabierto) ¿Y tú qué miras?

Cascarrio– Nada, nada…

Farfonte– (Coge la manzana de la mesa y se la mete a presión en la boca a Cascarrio)¡¡Óyeme!! ¿¿tú quieres ordenadores caros para tus ideítas y para meneártela de vez en cuando??¿¿quieres comer bien, en restaurantes caros, donde el cangrejo es más grande que la bandeja del camarero, qieres comprarte un coche potente para perderte por las tierras, quieres tocar señoritas indignas de tu feo cuerpo, (Acercándse al cuadro del bolso) quieres éxito?? ¿¿quieres …tiempo???

(El hijo asiente arrodillándose)

Farfonte– ¡¡¡No te oigo!!!

Cascarrio– Siii…(entre sollozos patéticos)

Farfonte– Pues robaaaaa, (Sirve un vaso de vodka y lo eleva ceremonialmente a medida que habla)coge todo lo que puedas y sal por piernas, vete a otro lugar para disfrutar lo que no te pertenece y ¡sonríe! ¡Muéstrale tus brillantes dientes a Dios y te respetará porque has aprendido a ser feliz en su extraño parque de juegos, y sobretodo: ….. porque sabrás lo que haces … (Arrojándole el vaso a la cara a Cascarrio)¡¡Y LO QUE QUIERES!!

(El hijo se deshace en un llanto gritón)

Cascarrio– (Incorporándose y mordiendo la manzana)VALE VALE…. seguiré tus pasos con religiosidad…(se acerca a él y le besa las zapatillas) Perdóname…(Llora)

Farfonte– ¡Anda cabezón! ¡¡Levanta de ahí y dame un abrazo, imbécil!!

(Se abrazan)

Cascarrio– Joder papá, ¡¡¡te quiero!!!(sollozando todavia)

Farfonte– ¡¡Calla, nenaza!! (Se agacha levemente y ceremonialmente, planta una mano en su escroto)

Cascarrio– ¡¡Por fin, papá!!

Farfonte– ¿Qué?

Cascarrio– Nada…

Farfonte– Como dijo un vendedor de humos más honroso siquiera que un servidor: ¡En mi mano concentro toda la fuerza viril de un padre! ¡Escroto! ¡Agita tus alas al viento!

Cascarrio– Graciasssss(moqueando)Papá, tampoco me gusta hacer esto…

Farfonte– (Riéndose nerviosamente)¿El qué?

Cascarrio– Hacer reir a la gente y en el fondo estar..

Farfonte– ¿A qué gente?

Cascarrio– Este niño es imbécil…. (se giran los dos poco a poco, mirando a público. Farfonte intenta disimular, sonriendo y demás)… emm… perdonen a mi hijo…tiene un poco duro lo que tiene que tener blando y viceversa…(Silencio largo. Cascarrio mira hacia arriba) ¿¿¿Lleváis la pasta de estos pasmaos???

Voz elevada– ¡¡Sí!!

Farfonte– ¡¡MÚUSICA PARA MIS OIDOS!!(Sale corriendo)Ahí os quedais(mientras sale)(Desde fuera)¡¡Corre idiota!!(Cascarrio coge la manzana y sale corriendo)

(Ruido de soldaduras y golpes siderúrgicos)

(OSCURO)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s