Sonata de los desconocidos

felip-v

 

Baño de piso de estudiantes en Benimaclet. En la bañera EL JOVEN se enjabona al principio violento, enfadado, pero poco a poco tratará de evitar perder el olor del Tajo de su cuerpo. En un taburete, fuera de la bañera, húmedo, EL EXTRANJERO observa las botas de montar. EL JOVEN le mira de vez en cuando pero EL EXTRANJERO le ignora, tiene esa mirada de soldado de guerrera y mosquete.

EL JOVEN.- El agua aún está caliente. Los cuerpos aumentan su temperatura, aunque afuera aún haga algo de frío. No mucho frío, abril no es febrero, pero hace aire, el aire se cuela por las ventanas, no cierran bien. Es fácil enfriarse en abril. (Pausa) Deberías secarte bien la cabeza y los pies. (Pausa) O podrías volver aquí conmigo. Tú y tus prisas… el agua… eres como un gato. ¿Crees que nos parecemos a los animales? (Pausa) Para estar ahí parado podrías volver a la bañera.

EL EXTRANJERO.- Apesto.

EL JOVEN.- Puedo volver a enjabonarte.

EL EXTRANJERO.- Ese agua apesta.

EL JOVEN.- Puedo llenar la bañera otra vez.

EL EXTRANJERO.- El agua no es el problema, somos nosotros, la hemos manchado, el agua, la bañera, todo apesta. ¿No lo hueles?

EL JOVEN.- Huele a jabón.

EL EXTRANJERO.- Tienes atrofiada la nariz.

EL EXTRANJERO coge las botas y las empieza a cepillar. Delicado primero, violento después.

EL JOVEN.- ¿Tienes que hacer eso ahora?

EL EXTRANJERO.- Me gustan las acciones mecánicas, me impiden pensar, no quiero pensar, cuando pienso suenan muchas voces en mi cabeza, voces que juzgan.

EL JOVEN.- Deja que te ayude…

EL EXTRANJERO.- No te acerques, apestas, como yo, como el agua, la bañera… Tengo que limpiar las botas. No puedo salir con las botas sucias, da mala impresión, pronto se mancharán de nuevo, pero prefiero salir con ellas limpias, aunque enseguida pise un charco de barro, España es un barrizal, sólo llueve, llueve mucho en este país.

EL JOVEN.- ¿En tu país no llueve?

EL EXTRANJERO.- En mi país la lluvia te limpia, te quita el olor.

EL JOVEN.- ¿Aquí no?

EL EXTRANJERO.- Barro, el barro huele mal, es impuro, es la perversión del agua. Mira estas costras. No salen, son más fuertes que el cepillo. ¿Crees que si pasara el cepillo por mis rodillas se limpiarían?

EL JOVEN.- Tal vez si las mojas…

EL EXTRANJERO.- No las mojaré con ese agua. Estas botas huelen a animal y quiero que siga siendo así, no quiero que los perros olfateen al demonio entre mis pies.

EL JOVEN.- Creo que no has dormido demasiado bien.

EL EXTRANJERO.- Hoy me marcharé. Voy a salir de aquí, voy a dejar el mar a mi espalda, y volveré a la Meseta y volveré a ver el Tajo, quiero ver el Tajo, necesito ese río, esa agua está limpia, se puede beber, no está salada, no quema tu garganta.

EL JOVEN.- Pensé que te quedarías unos días más.

EL EXTRANJERO.- Va a ser el primer día que salga con las botas sucias. No quiero salir con las botas sucias. No soy supersticioso, pero abandonar mis costumbres así de repente, creo que no es buen augurio. Hay aves fuera, ¿no las oyes?

EL JOVEN.- Sólo se escuchan coches.

EL EXTRANJERO.- ¿Coches? ¿Estás sordo? Son grajos. Quieren que salga con las botas sucias, porque tienen buen olfato los grajos, si hueles así, si apestas, como tú y como yo, como nosotros… te marcan, te marcan y se acabó. Por eso hay que llevar las botas limpias.

EL JOVEN.- (Ríe) ¿Grajos? Aquí sólo hay palomas, ratas aladas, sucias, aves de catedral y campanario, si me apuras gaviotas y bueno… en las torres, en las murallas asoman los agapornis. No son de aquí, son extranjeros, como tú. Es bello ver un extranjero aquí, tiene otros colores. Como los agopornis. Verdes y amarillos que hacen desaparecer al blanco sucio de los pichones. Tú eres como uno de esos pájaros extranjeros que te posas…

EL EXTRANJERO.- Me has contaminado. No sale el barro. ¿Tienes grasa?

EL JOVEN.- Mójalas.

EL EXTRANJERO.- ¡No!

EL JOVEN lanza agua a las botas. EL EXTRANJERO le estira del pelo.

EL EXTRANJERO.- Te dije que no las mojaras, apestan, los grajos las van a oler…

EL JOVEN.- Ahora saldrá el barro.

EL EXTRANJERO.- Van a olerte, a olerme, a olernos, ya no van a oler a animal, el diablo entre mis piernas.

EL JOVEN.- Las limpiarás mejor.

EL EXTRANJERO.- Debería acabar contigo… (EL JOVEN llena de jabón los brazos que le aprisionan, EL EXTRANJERO le suelta se limpia en la toalla) ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo quitarme este olor?

EL JOVEN.- A mí me gusta tu olor.

EL EXTRANJERO mete las botas en la bañera, besa a EL JOVEN, saca las botas empapadas.

EL JOVEN.- No te vayas.

EL EXTRANJERO.- Ahora las puedo limpiar, no habrá barro pero olerán a ti.

EL JOVEN.- Puedes quedarte conmigo, no tienes porqué marcharte.

EL EXTRANJERO.- Puedo ir a contraviento, los grajos no podrán olfatearlas.

EL JOVEN.- He soñado que íbamos a la playa, que llegaba el verano, ahora es abril, pero pronto será mayo, eso es casi verano, ya no tendrás que secarte al salir del agua, podrás estar todo el día desnudo, como entre las sábanas, podré verte todo el día sin ropa, sudando, pero sin ropa, sólo para mí. ¿No te gustaría?

EL EXTRANJERO.- ¿Hacía donde sopla el viento?

EL JOVEN.- De Tramontana.

EL EXTRANJERO.- Para alcanzar el oeste, tendré que ir hacia el norte.

EL JOVEN.- ¿Me vas a dejar solo?

EL EXTRANJERO.- Necesito el Tajo, quiero agua limpia.

EL JOVEN.- Aquí está el mar.

EL EXTRANJERO.- Suenan tambores, llaman a formar, parece ser que los franceses se han adelantado, no deberíamos encontrárnoslos aquí, en esta llanura, a cielo abierto, en la Mancha, pensé que nos los encontraríamos más al Norte, cerca del Tajo, del río, el agua jugaría a nuestro favor, los grajos no podrían olerme si hubiera agua cerca

EL JOVEN.- Puedes cambiar las cosas, puedes quedarte, no me dejes.

EL EXTRANJERO.- Yo no decido, obedezco, me dicen allí y allí voy, hay cosas sobre las que no puedo decidir, es lo que tiene ser un soldado, tú sabías que yo no puedo decidir, que antes o después el Atlántico te reclama, que nostalgia y estuario son sinónimos. No hay aquí nada que…

EL JOVEN.- ¡Yo!

EL EXTRANJERO acaba de limpiar las botas. Se las pone.

EL EXTRANJERO.- Me las tendré que poner mojadas. Dejaré huellas en el suelo… El sol las secará.

EL JOVEN.- O la Tramontana.

EL EXTRANJERO.- Abre la ventana cuando salga, que se vaya el olor.

EL JOVEN.- Yo quiero que se quede.

EL EXTRANJERO.- No tientes a los grajos.

EL JOVEN.- ¡Aquí no hay grajos! Sólo tú y yo.

EL EXTRANJERO.- Me voy.

EL JOVEN.- La toalla. (Pausa) ¿Me das la toalla? (Pausa) ¿No me vas a secar? Prometiste que me secarías. Por lo menos abre la botella, el último brindis.

EL EXTRANJERO coge la botella y juguetea con ella. EL JOVEN se seca con la toalla, muy despacio, sin salir de la bañera. Canta Romanç de cec. EL EXTRANJERO descorcha la botella.

EL JOVEN.- Va ser a la tardor de 1705 que a Altea desembarca Baptista Basset com a general de l’exèrcit de Carles el d’Àustria.

EL EXTRANJERO.- La idea de la muerte llega siempre con alas de grajo, con andares de culebra, como todas las peores imaginaciones.

EL JOVEN.- Entra en la Marina i passeja per pobles i viles i en moltes comarques als maulets va distribuint armes i donant raons, convencent a tots els llauradors que l’Àrxiduc Carles ha promès suspendre tributs i gravàmens i tot el país li va plantar cara al borbó Felip V.

EL EXTRANJERO.- Nunca de repente llegan las ideas que nos trastornan; lo repentino ahoga unos momentos, pero nos deja, al marchar, largos años de vida por delante. Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la tristeza, siempre llegan poco a poco y como sin sentir, como sin sentir invade la niebla los campos, o la tisis los pechos.

Las voces se mezclan con el tiempo y el paisaje de Almansa sustituye a los azulejos del piso de estudiantes de Benimaclet.

EL JOVEN.- Els reis i governants de tota Europa es posen a l’aguait i al ple s’aboquen, que està en discussió la corona dels regnes d’Espanya i els dos aspirants una guerra van a provocar, buscant aliances amb altres estats dos exèrcits preparen, Felip de Borbó i Carles d’Àustria, tals són els seus noms.

Als pobles van renàixer les esperances d’arrancar el poder als nobles senyors i en poques setmanes el camí de València aplanaren; maulets i aliats dominaren pobles i ciutats; d’una punta a l’altra el país va tornar a obrir les arques per traure al carrer les senyeres contra el botifler i l’Arxiduc Carles a la porta de Quart aclamaren i ell feu jurament d’obeir i defendre las lleis.

Del dia que ara esmente guardeu memòria: el 25 d’Abril de 1707 que trista batalla va somoure la terra d’Almansa; l’exèrcit borbó al de l’Àustria va vèncer d’un colp i sense defenses ocuparen comarques senceres. Mal dia va nàixer qui ordenà destruccions i matances. Si el mal ve d’Almansa amb raó diuen que a tots alcança: no es pot oblidar que en la boca del poble ha quedat.

Després que va sotmetre tot el país i va tractar els hòmens amb gran crueltat, pensà que era l’hora d’augmentar el poder de la seua corona i sense tardança promulgà el Decret de Nova Planta, pel qual suprimia les lleis i costums de la pràctica antiga i ens va prohibir que parlàrem la llengua d’ací. Senyors i senyores, de la història us hem fet el reconte; si voleu seguir, en els llibres està tot escrit. (Silencio) Te quiero.

EL EXTRANJERO.- Avanza, fatal, incansable, pero lenta, despaciosa, regular como el pulso. Hoy no la notamos; a lo mejor mañana tampoco, ni pasado mañana, ni en un mes entero. Pero pasa ese mes y empezamos a sentir amarga la comida, como doloroso el recordar; ya estamos picados. Al correr los días y las noches nos vamos volviendo huraños, solitarios; en nuestra cabeza se cuecen las ideas, las ideas que han de ocasionar el que nos corten la cabeza donde se cocieron. Pasamos a lo mejor hasta semanas enteras sin variar; los que nos rodean se acostumbraron a nuestra adustez y ya ni extrañan siquiera nuestro extraño ser. Pero un día el mal crece, como los árboles, y engorda, y ya no saludamos a la gente; y vuelven a sentirnos como raros y como enamorados. Vamos enflaqueciendo, y nuestra barba hirsuta es cada vez más lacia. Empezamos a sentir el odio que nos mata; ya no aguantamos el mirar; nos duele la conciencia, pero ¡no importa!, más vale que duela.

Comienza a avanzar el ejército aliado. Sirve una copa, brinda con el Estado Mayor de un ejército de cadáveres. Primera descarga y EL EXTRANJERO bebe por su pecho y cae en brazos de un amante que nunca conocerá.

 

NOTAS:

Traducción de Romanç de cec:

Fue en el otoño de 1705 que en Altea desembarca Baptista Basset como general del ejército de Carlos de Austria. Entra en la Marina y pasea por pueblos y villas y en muchas comarcas los maulets distribuyen armas y dan razones, convencen a todos los campesinos de que el Archiduque Carlos ha prometido suspender tributos y gravámenes y todo el país le plantó cara al Borbón Felipe V. Los reyes y gobernantes de toda Europa esperan, que está en discusión la corona de los reinos de España y los dos aspirantes una guerra provocarán, buscando alianzas con otros estados dos ejércitos preparan, Felipe de Borbón y Carlos de Austria, tales son sus nombres.

En los pueblos renació la esperanza de arrancar el poder a los nobles señores y en pocas semanas el camino a Valencia allanaron; maulets y aliados dominaron pueblos y ciudades; de una punta a la otra el país volvió a abrir los baúles para sacar a la calle banderas contra el botifler y el Archiduque Carlos fue aclamado en la puerta de Quart y juró obedecer y defender las leyes.

De día que ahora nombro guardad memoria: el 25 de abril de 1707 que triste batalla removió la tierra de Almansa; el ejército borbón venció al de Austria de un golpe y sin defensas ocuparon comarcas enteras. Mal día nació quien ordenó destrucciones y matanzas. Si el mal viene de Almansa con razón dicen que a todos alcanza: no se puede olvidar que en la boca del pueblo ha permanecido.

Después de someter todo el país y tratar a los hombres con gran crueldad, pensó que había llegado el momento de aumentar el poder de su corona y con premura promulgó el Decreto de Nueva Planta, por el cual suprimía las leyes y costumbres de la práctica antigua y n os prohibió que habláramos la lengua de aquí. Señores y señoras, de la historia os hemos hecho un resumen; si queréis seguir, en los libros está todo escrito.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s