DOLORES

(Habitación de hospital. Dolores está sentada en una silla que hay frente a la ventana, dando la espalda al espectador. Lola, su hija, está tumbada en la cama, tapada hasta el cuello con la sábana. La única parte del cuerpo de Lola que podemos ver es su cara, que luce amarillenta y demacrada. Se oye el pitido interrumpido de la máquina que le ayuda a respirar).

DOLORES: Por fin ha salido el sol. Ya era hora, ¿verdad?. Menudo invierno que hemos tenido. Que si lluvia, que si frío, que si lluvia, que si nieve, que si más lluvia, que si granizo… Nada, ni un rallito de sol. Nada. Sólo lluvia y frío. (Silencio). Hoy quizás venga tu tío Manolo. Dijo que vendría, quizás venga, pero no se sabe. Nada se puede saber. Ha estado de viaje, en Benidorm otra vez. Qué manía con llevar a los viejos a Benidorm. A Benidorm, a venderles cacharros que no sirven para nada y sacarles sus ahorros. Los ahorros de toda una vida. Allí hace calor… en Benidorm. Creo que allí siempre hace calor. No como aquí, con ese frío y esa lluvia. A ti te gusta el sol, ¿verdad?, pues ya lo tienes ahí. (Silencio).
Hoy tienes mejor cara. Quizás sea por el buen tiempo, porque a ti te gusta el sol, ¿verdad?. No hay nada como el calor.
(Dolores saca un pañuelo de su bolsillo y seca sus lágrimas imperceptibles hasta ese momento).
¿Quieres que abra la ventana? así podrás oler el mar. Estoy segura de que la brisa llega hasta aquí (Dolores intenta abrir la ventana, pero no puede). Olvidaba que las ventanas de los hospitales no se pueden abrir. Seguro que es mejor así. Desde aquí se puede ver cómo se mueven las palmeras. Seguro que corre viento de poniente y lo único que haría entrando aquí, sería darnos más calor. Así estamos bien, aquí hay buena temperatura. Sí, mejor así. (Silencio). Pronto será tu cumpleaños. Muy pronto. Haremos una fiesta. Una fiesta muy grande, con mucha gente. Todos, estarán todos. Decoraremos todo el jardín con esas cosas que se cuelgan de colores… Sí, esas cosas que son de papel. Vendrán todos. Todos vendrán a verte. Podrás ponerte tu vestido amarillo, ése que tanto te gusta… O mejor, llevarás un vestido nuevo. El amarillo ya lo has usado estos dos últimos años. Uno nuevo, te compraré un vestido nuevo, ¿qué me dices?. Podemos hacer un gran pastel con… chocolate. No, no, no… Olvidaba que no te gusta el chocolate. Mejor de nata y fresas… ése sí te gusta, ¿eh?. Y como ya hará mucho calor, nos bañaremos en la piscina. Bueno, tú y tus amigos. Ya sabes que a mí me da miedo meterme en el agua. (Dolores se acerca hasta la cama y desenchufa a Lola de la máquina que le ayuda a respirar. El pitido, que hasta ese momento sonaba a cada segundo, comienza a ser ininterrumpido. Dolores comienza a llorar con intensidad y se dirige hacia la ventana, de modo que vuelve a darnos la espalda). Pondremos música, podemos coger algunos de los discos que tienes en tu habitación… o si lo prefieres, contrataremos una orquesta. Será una fiesta a lo grande. Con muchas personas y esas cosas de papel que se cuelgan de los árboles. Tú llevarás un vestido nuevo. Te compraré el que más te guste. Será el mejor cumpleaños que hayas tenido jamás… (Entran dos médicos y una enfermera. Ésta agarra a Dolores y la saca de la habitación. Poco a poco la luz se va volviendo más tenue hasta que, finalmente, todo queda a oscuras).

http://mywifesfightwithbreastcancer.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s