EL GRAN CABRÓN

(Espacio completamente diáfano. En escena, un hombre CALVO y una mujer de larga y vigorosa MELENA NEGRA).

 

I

            (El hombre CALVO acaricia suave y lentamente el cabella de la mujer. Lo palpa, lo huele).

            CALVO.- ¡Qué suave!

MELENA NEGRA.- Sigue …

(Ambos se sientan, ella se recuesta en una de las piernas de él, con el cabello extendido a lo largo de la misma).

            MELENA NEGRA.- Me relaja … Tengo sueño …

CALVO.- Duerme todo lo que necesites. Puedes descansar cuantas horas quieras.

(Sigue acariciando su MELENA NEGRA, cada vez más lentamente. Ella va quedando dormida de forma progresiva, hasta cerrar sus ojos. El CALVO empieza a pasarse su cabello por el rostro, el cuello … ¡Entra un hombre vestido de MÉDICO! … La mujer despierta. Se escucha un atronador e incómodo sonido agudo).

            CALVO.- ¿Quién es usted?, diga, ¿qué hace aquí?

(Silencio. La mujer de MELENA NEGRA se levanta y camina hacia el MÉDICO).

            CALVO.- ¿Dónde vas?, vuelve, sigue durmiendo … Te relaja …

(La mujer y el doctor se abrazan. Él besa su cabello y después lo agarra fuertemente con una de sus manos).

            CALVO.- Os voy a …

MÉDICO.- No puedes moverte.

CALVO.- (Luchando por moverse sin conseguirlo) Ese ruido … que alguien lo pare, por favor.

MÉDICO.- ¿Qué ruido? ¿Tú oyes algo?

MELENA NEGRA.- (Al médico) No. (Al hombre CALVO) No se escucha nada, cariño.

CALVO.- ¡No puedo moverme!

MÉDICO.- Parálisis psicológica …

CALVO.- Estoy cansado …

MELENA NEGRA.- Duerme todo lo que necesites cariño. Puedes descansar cuantas horas quieras.

(Los ojos del hombre CALVO se cierran progresivamente. El sonido agudo va desapareciendo, al mismo tiempo que el MÉDICO sale y la mujer de MELENA NEGRA se recuesta en el suelo, junto al hombre CALVO).

II 

(Él despierta repentinamente. Mira a su alrededor, la mira a ella … Empieza a acariciar su pelo, lo huele, lo besa … Ella se despierta).           

MELENA NEGRA.- ¿Qué?

CALVO.- Nada, me desvelé.

MELENA NEGRA.- Duérmete. Son las tres de la madrugada.

CALVO.- (Encendiendo un cigarro) No puedo dormir.

MELENA NEGRA.- ¿Vas a fumar ahora? Date un respiro …

CALVO.- Disculpa, ¿te molesta?

MELENA NEGRA.- Para dormir, sí, un poco.

CALVO.- No entiendo cómo a una fumadora puede molestarle el humo. A mí me molestan muchas cosas y no soy tan puntilloso …

MELENA NEGRA.- ¿Cómo dices?

CALVO.- Nada. Sólo quiero fumarme un cigarro.

MELENA NEGRA.- No dime, en serio, Dime, ¿a qué cosas te refieres?

CALVO.- Es una formar de hablar. Cosas, en general. A todo el mundo le molestan cosas …

MELENA NEGRA.- Claro, nada es perfecto.

CALVO.- Claro …

(El hombre CALVO disfruta la primera calada)

MELENA NEGRA.- Pero entonces, ¿te vas a poner a fumar ahora? Un día vamos a salir ardiendo en la cama …

CALVO.- (Entre dientes) A ver si es verdad …

(Silencio. Poderosas caladas de uno. Respiración profunda de la otra).

CALVO.- ¿Mañana vas otra vez al psicólogo, no?

MELENA NEGRA.- ¿Eh?

CALVO.- Que si mañana vas al psicólogo …

MELENA NEGRA.- Ya te dije que sí. ¿Es necesario hablar de eso a estas horas? Anda termina el cigarro y vamos a dormir.

CALVO.- No hacemos otra cosa que dormir … Pensé que ya habías acabado tu terapia.

MELENA NEGRA.- No, son veinte sesiones en total. Aún me faltan tres semanas. Pero ya casi estoy bien.

CALVO.- Siempre has estado bien.

MELENA NEGRA.- Son las tres de la madrugada …

CALVO.- Ya, ya sé que son las tres.

MELENA NEGRA.- Anda, vamos a dormir. (Le da un beso en la mejilla)

CALVO.- Sí, a dormir …

(Oscuro).

 

III

(El hombre CALVO se despierta, solo, sin rastro de la mujer de MELENA NEGRA. Se levanta violentamente. Entra una PAREJA, cogidos de la mano).

CALVO.- ¡Tú, traidora!

PAREJA 1.- ¿Qué?

CALVO.- (Acercándose retador) Sabía que …

PAREJA 1.- ¿Se puede saber qué demonios dice?

CALVO.- Disculpen, les he confundido.

PAREJA 1.- (Marchándose) Lo que se puede ver hoy día por la calle …

            (Vuelve a aparecer el sonido agudo. El hombre CALVO camina sin rumbo por el escenario, como un animal enjaulado. Entra otra pareja, también cogidos de la mano. Él se acerca a ellos hasta ponerse a escasos centímetros de sus caras. El sonido es cada vez más intenso. De repente, de forma brusca la PAREJA empieza reírse de él, señalándole).

            CALVO.- ¿Qué hacen? ¿Qué pasa?

(Con la misma brusquedad, la PAREJA continua caminando de forma normal)

            PAREJA 2.- ¿Le pasa algo caballero? ¿Podemos ayudarle? (Vuelven a reír, señalándole, de forma repentina)

            CALVO.- ¿Qué les hace tanta gracia?

PAREJA 2.- (Normalidad) ¿Gracia, qué? … Voy a llamar a la policía, este hombre necesita ayuda. (Risas burlonas de nuevo)

            (Por el otro lado, entra una figura de físico similar al hombre CALVO, con máscara y una enorme cornamenta reinando en su cabeza. Se queda mirándole fijamente. El hombre clavo se gira, lo mira y arremete agresivamente. EL GRAN CABRÓN le lanza al suelo de un golpe). 

            CALVO.- ¡¡¡¡Cabrón!!!!

PAREJA 2.- (Al teléfono) Sí, dice cosas raras y acaba de lanzarse contra un árbol, esta en el suelo sangrando  … Gracias. (Salen)

IV 

            (El sonido desaparece. Entran MELENA NEGRA y el MÉDICO. Le levantan del suelo y le sientan en una silla de ruedas. Después le tapan las piernas con una manta. Ella acaricia la cabeza del el hombre CALVO, que permanece abstraído).

            MÉDICO.- Todo es fruto de un cúmulo de complejos que jamás ha afrontado. Como te dije el otro día en la terapia, es necesario hablar de estas cosas con alguien. Si no, acaban reventando de la peor manera. Pero es probable que se acabe recuperando, aunque llevará tiempo. Ha tenido una crisis muy aguda.

MELENA NEGRA.- ¿Y cuál es la causa?

MÉDICO.- Aún no lo sabemos. Espero que poco a poco se vaya abriendo a nosotros, que empiece a hablar. De momento, todo son suposiciones basadas en la experiencia, pero hasta que él no hable …

(MELENA NEGRA sigue acariciando la cabeza del hombre CALVO, le da un beso en la mejilla). 

            MELENA NEGRA.- Cariño, dinos qué te pasa …

(Silencio).

            MELENA NEGRA.- ¿Por qué miras ahí tan fijamente? Sólo es un árbol …

(Silencio).

            MELENA NEGRA.- Dinos, qué …

            MÉDICO.- Déjale, no le apabulles. Poco a poco. Será un proceso largo …

(Ella se incorpora y apesadumbrada se abraza fuertemente al MÉDICO, apoyándose en su hombro. Ambos salen. Comienza a sonar el ruido agudo, esta vez de forma suave. Entra EL GRAN CABRÓN y se sitúa delante de los ojos del enfermo, a cierta distancia. Ambos se quedan mirándose fijamente … ).

(Oscuro)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s