RAW!

Imagen

Personajes

El espíritu de Carl Theodor Dreyer.

Comparsa medieval.

I. II. III. IV.

NENÚFAR AMAPOLADO.

Un inglés y su Inquietante y cerebral y pálida extremedidad de plástico.

Cuadro único

PLAY

Carl Theodor Dreyer escupe sobre los presentes. (5’) Patios de butacas vacíos observan al espectador. Las bancadas pretenciosamente medievales adquieren forma romboidal. Un NENÚFAR AMAPOLADO flota en vórtices geométricos. I, II, III y IV visten las ropas del autor. (Pausa) Entran los ordinales y toman su asiento en los cuatro vértices. La Pascua se refleja en cirios cavernarios. Despiertan las plantas acuáticas. I,II, III y IV destapan sus vergüenzas. Risas ghelderodianas. Onán se manifiesta ante el público, la condena divina se personifica en gestos estériles.

FRENESÍ (60’’)

De espaldas a la verdad revelada ha nacido una criatura [NENÚFAR AMAPOLADO]. La criatura es deforme. La criatura no tiene extremidades humanas. La criatura es acuática. La criatura no puede masturbarse. La criatura no puede ser observada durante el rito. La criatura descubre su fisicidad. La criatura se desliza. La criatura gime, llora, ríe, gime, llora, ríe, gime, llora, ríe. Juega. Calma

LLUVIAS

Los puntos generan movimientos opresivos. Corto, largo, corto, largo. “Chirrido vegetal”. Corto-largo-corto-largo. “Quejido vegetal”. Largo-corto-largo-corto. “Desgarro de las vacuolas”. Los estambres y los pistilos han sido enjaulados. Cuádruple eructo seminal. Profilaxis del NENÚFAR AMAPOLADO. Gemido antiorgásmico. Los colosos numéricos silencian a la criatura deforme. A brittish gentleman aparece de improviso. Las nuevas presencias están guiadas por deformaciones derivadas del petróleo. Un isleño golpea las rodillas rodias de la tragicidad.

FLORECIMIENTO TRIUNFAL

Introducción Bauhaus

Imagen

STAATLICHE BAUHAUS (Casa de la construcción estatal) fue la escuela de artesanía, diseño, arte y arquitectura fundada en 1919 por el arquitecto Walter Gropius en Weimar hasta el año 1933 en el que fue cerrada por el partido Nazi.

El nombre de la escuela genera un doble sentido por un lado Casa de la construcción estatal puede entenderse como casa de la construcción de ámbito nacional o por construcción de la nación. Además es importante señalar que nace con la caída de un régimen, el imperial, y el nacimiento de una nueva sociedad republicana. El discurso triunfalista del II Reich deriva en el fracaso de todo un proyecto político y militar. La escuela se funda además en Weimar ciudad donde se firma la Constitución de la nueva Alemania.

La escuela no mantiene la misma sede si no que por problemas políticos o de financiación se traslada en diversas ocasiones: en 1925 a Dessau y en 1932 a Berlín.

La idea de Gropius era que “arquitectos, escultores, pintores… debemos regresar al trabajo manual… Establezcamos, por lo tanto, una nueva cofradía de artesanos, libre de esa arrogancia que divide a las clases sociales y que busca erigir una barrera infranqueable entre los artesanos y los artistas”. La cofradía o gremio era una organización medieval que se caraterizaba pro desarrollar una serie de mecanismos de solidaridad entre sus miembros y por establecer una relación maestro-aprendiz. Lograr el ingreso en un gremio era al fin y al cabo escoger un camino de vida.

La Bauhaus parte de la necesidad de renovar y reformar las enseñanzas artísticas como base para una consiguiente transformación de la sociedad burguesa de la época. No es un enfrentamiento frontal contra el orden establecido, no tratan de destruirlo y reconstruir a partir de las cenizas si no que existe la voluntad de buscar la transformación a partir del arte y los artistas. El desarrollo del proyecto de Gropius estaría bastante ligado al socialismo utópico.

La Bauhaus sienta las bases del diseño gráfico e industrial y una de las tendencias predominantes en la arquitectura moderna (formas triangulares, edificios en forma de L…)

Sus tres directores fueron: Walter Gropius (1919-27), Hannes Meyer (1927-30) y Mies van der Rohe (1930-33). La fundación de la Bauhaus se produjo en un momento de crisis del pensamiento moderno y la racionalidad técnica occidental en el conjunto de Europa. Se produce una confluencia de un conjunto de desarrollo político, social, educativo y artístico en las dos primeras décadas del siglo XX gracias a la aparición de las vanguardias.

La idea de la primera etapa era la “recuperación de la potencia artesana al mismo nivel que las Bellas Artes e intentar comercializar los productos que integrados en la producción industrial, se convertirían en objetos de consumo asequibles para el gran público” ya que una de las metas era poder independizarse y comenzar a vender los productos elaborados en la Escuela para dejar de depender del subsidio estatal.

Los profesores:

          El curso preliminar lo impartía Johannes Itten. El objetivo de este curso era liberar de las convenciones al futuro miembro de la institución, despertar sus dotes personales y orientarle espiritualmente para su formación ulterior.

          Oskar Schlemmer: estuvo encargado del taller de teatro que dio lugar a los ballets triádicos.

          Paul Klee: fue un violinista y pintor notable interesado por los problemas teóricos del arte. Se incorpora a la institución en 1920

          Kandinsky se incorpora en 1922. Había participado en las reformas educativas tras la Revolución Rusa. En 1911 había publicado De lo espiritual en el arte. Sustituyó a Schlemmer en el taller de pintura mural cuando éste se transfirió al taller de teatro.

La experiencia madrileña: La residencia de estudiantes

La residencia la fnda la Junta para la Ampliación de Estudios en 1910 y permanece abierta hasta 1936. En 1915 se traslada a la colina de los chopos y a partir de entonces se encarga de su dirección Alberto Jiménez Fraud. Él la convertirá en una casa de creación, pensamiento y diálogo interdisciplinar. Era producto de la Institución Libre de Enseñanza que dirigía Francisco Giner de los Ríos.

El objetivo de la Residencia era completar la formación universitaria mediante la creación de un ambiente intelectual y de convivencia adecuado para los estudiantes. Existió un diálogo permanente entre artes y ciencias además de actuar como centro de recepción de las vanguardias internacionales.

Algunos de los alumnos de la Residencia fueron: Dalí, Lorca, Casona, Buñuel, Severo Ochoa, Pepín Bello o Juan Negrín.

Visitantes: Unamuno, Alfonso Reyes, Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez, Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Blas Cabrera, Eugenio d’Ors o Rafael Alberti.

Ponentes que visitaron la Residencia: Albert Einstein, Paul Valéry, Marie Curie, Igor Stravinsky, John M. Keynes, Walter Gropius, Henri Bergson, Le Corbusier, Paul Claudel, Chesterton o Ramón y Cajal.

Sonata de los desconocidos

felip-v

 

Baño de piso de estudiantes en Benimaclet. En la bañera EL JOVEN se enjabona al principio violento, enfadado, pero poco a poco tratará de evitar perder el olor del Tajo de su cuerpo. En un taburete, fuera de la bañera, húmedo, EL EXTRANJERO observa las botas de montar. EL JOVEN le mira de vez en cuando pero EL EXTRANJERO le ignora, tiene esa mirada de soldado de guerrera y mosquete.

EL JOVEN.- El agua aún está caliente. Los cuerpos aumentan su temperatura, aunque afuera aún haga algo de frío. No mucho frío, abril no es febrero, pero hace aire, el aire se cuela por las ventanas, no cierran bien. Es fácil enfriarse en abril. (Pausa) Deberías secarte bien la cabeza y los pies. (Pausa) O podrías volver aquí conmigo. Tú y tus prisas… el agua… eres como un gato. ¿Crees que nos parecemos a los animales? (Pausa) Para estar ahí parado podrías volver a la bañera.

EL EXTRANJERO.- Apesto.

EL JOVEN.- Puedo volver a enjabonarte.

EL EXTRANJERO.- Ese agua apesta.

EL JOVEN.- Puedo llenar la bañera otra vez.

EL EXTRANJERO.- El agua no es el problema, somos nosotros, la hemos manchado, el agua, la bañera, todo apesta. ¿No lo hueles?

EL JOVEN.- Huele a jabón.

EL EXTRANJERO.- Tienes atrofiada la nariz.

EL EXTRANJERO coge las botas y las empieza a cepillar. Delicado primero, violento después.

EL JOVEN.- ¿Tienes que hacer eso ahora?

EL EXTRANJERO.- Me gustan las acciones mecánicas, me impiden pensar, no quiero pensar, cuando pienso suenan muchas voces en mi cabeza, voces que juzgan.

EL JOVEN.- Deja que te ayude…

EL EXTRANJERO.- No te acerques, apestas, como yo, como el agua, la bañera… Tengo que limpiar las botas. No puedo salir con las botas sucias, da mala impresión, pronto se mancharán de nuevo, pero prefiero salir con ellas limpias, aunque enseguida pise un charco de barro, España es un barrizal, sólo llueve, llueve mucho en este país.

EL JOVEN.- ¿En tu país no llueve?

EL EXTRANJERO.- En mi país la lluvia te limpia, te quita el olor.

EL JOVEN.- ¿Aquí no?

EL EXTRANJERO.- Barro, el barro huele mal, es impuro, es la perversión del agua. Mira estas costras. No salen, son más fuertes que el cepillo. ¿Crees que si pasara el cepillo por mis rodillas se limpiarían?

EL JOVEN.- Tal vez si las mojas…

EL EXTRANJERO.- No las mojaré con ese agua. Estas botas huelen a animal y quiero que siga siendo así, no quiero que los perros olfateen al demonio entre mis pies.

EL JOVEN.- Creo que no has dormido demasiado bien.

EL EXTRANJERO.- Hoy me marcharé. Voy a salir de aquí, voy a dejar el mar a mi espalda, y volveré a la Meseta y volveré a ver el Tajo, quiero ver el Tajo, necesito ese río, esa agua está limpia, se puede beber, no está salada, no quema tu garganta.

EL JOVEN.- Pensé que te quedarías unos días más.

EL EXTRANJERO.- Va a ser el primer día que salga con las botas sucias. No quiero salir con las botas sucias. No soy supersticioso, pero abandonar mis costumbres así de repente, creo que no es buen augurio. Hay aves fuera, ¿no las oyes?

EL JOVEN.- Sólo se escuchan coches.

EL EXTRANJERO.- ¿Coches? ¿Estás sordo? Son grajos. Quieren que salga con las botas sucias, porque tienen buen olfato los grajos, si hueles así, si apestas, como tú y como yo, como nosotros… te marcan, te marcan y se acabó. Por eso hay que llevar las botas limpias.

EL JOVEN.- (Ríe) ¿Grajos? Aquí sólo hay palomas, ratas aladas, sucias, aves de catedral y campanario, si me apuras gaviotas y bueno… en las torres, en las murallas asoman los agapornis. No son de aquí, son extranjeros, como tú. Es bello ver un extranjero aquí, tiene otros colores. Como los agopornis. Verdes y amarillos que hacen desaparecer al blanco sucio de los pichones. Tú eres como uno de esos pájaros extranjeros que te posas…

EL EXTRANJERO.- Me has contaminado. No sale el barro. ¿Tienes grasa?

EL JOVEN.- Mójalas.

EL EXTRANJERO.- ¡No!

EL JOVEN lanza agua a las botas. EL EXTRANJERO le estira del pelo.

EL EXTRANJERO.- Te dije que no las mojaras, apestan, los grajos las van a oler…

EL JOVEN.- Ahora saldrá el barro.

EL EXTRANJERO.- Van a olerte, a olerme, a olernos, ya no van a oler a animal, el diablo entre mis piernas.

EL JOVEN.- Las limpiarás mejor.

EL EXTRANJERO.- Debería acabar contigo… (EL JOVEN llena de jabón los brazos que le aprisionan, EL EXTRANJERO le suelta se limpia en la toalla) ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo quitarme este olor?

EL JOVEN.- A mí me gusta tu olor.

EL EXTRANJERO mete las botas en la bañera, besa a EL JOVEN, saca las botas empapadas.

EL JOVEN.- No te vayas.

EL EXTRANJERO.- Ahora las puedo limpiar, no habrá barro pero olerán a ti.

EL JOVEN.- Puedes quedarte conmigo, no tienes porqué marcharte.

EL EXTRANJERO.- Puedo ir a contraviento, los grajos no podrán olfatearlas.

EL JOVEN.- He soñado que íbamos a la playa, que llegaba el verano, ahora es abril, pero pronto será mayo, eso es casi verano, ya no tendrás que secarte al salir del agua, podrás estar todo el día desnudo, como entre las sábanas, podré verte todo el día sin ropa, sudando, pero sin ropa, sólo para mí. ¿No te gustaría?

EL EXTRANJERO.- ¿Hacía donde sopla el viento?

EL JOVEN.- De Tramontana.

EL EXTRANJERO.- Para alcanzar el oeste, tendré que ir hacia el norte.

EL JOVEN.- ¿Me vas a dejar solo?

EL EXTRANJERO.- Necesito el Tajo, quiero agua limpia.

EL JOVEN.- Aquí está el mar.

EL EXTRANJERO.- Suenan tambores, llaman a formar, parece ser que los franceses se han adelantado, no deberíamos encontrárnoslos aquí, en esta llanura, a cielo abierto, en la Mancha, pensé que nos los encontraríamos más al Norte, cerca del Tajo, del río, el agua jugaría a nuestro favor, los grajos no podrían olerme si hubiera agua cerca

EL JOVEN.- Puedes cambiar las cosas, puedes quedarte, no me dejes.

EL EXTRANJERO.- Yo no decido, obedezco, me dicen allí y allí voy, hay cosas sobre las que no puedo decidir, es lo que tiene ser un soldado, tú sabías que yo no puedo decidir, que antes o después el Atlántico te reclama, que nostalgia y estuario son sinónimos. No hay aquí nada que…

EL JOVEN.- ¡Yo!

EL EXTRANJERO acaba de limpiar las botas. Se las pone.

EL EXTRANJERO.- Me las tendré que poner mojadas. Dejaré huellas en el suelo… El sol las secará.

EL JOVEN.- O la Tramontana.

EL EXTRANJERO.- Abre la ventana cuando salga, que se vaya el olor.

EL JOVEN.- Yo quiero que se quede.

EL EXTRANJERO.- No tientes a los grajos.

EL JOVEN.- ¡Aquí no hay grajos! Sólo tú y yo.

EL EXTRANJERO.- Me voy.

EL JOVEN.- La toalla. (Pausa) ¿Me das la toalla? (Pausa) ¿No me vas a secar? Prometiste que me secarías. Por lo menos abre la botella, el último brindis.

EL EXTRANJERO coge la botella y juguetea con ella. EL JOVEN se seca con la toalla, muy despacio, sin salir de la bañera. Canta Romanç de cec. EL EXTRANJERO descorcha la botella.

EL JOVEN.- Va ser a la tardor de 1705 que a Altea desembarca Baptista Basset com a general de l’exèrcit de Carles el d’Àustria.

EL EXTRANJERO.- La idea de la muerte llega siempre con alas de grajo, con andares de culebra, como todas las peores imaginaciones.

EL JOVEN.- Entra en la Marina i passeja per pobles i viles i en moltes comarques als maulets va distribuint armes i donant raons, convencent a tots els llauradors que l’Àrxiduc Carles ha promès suspendre tributs i gravàmens i tot el país li va plantar cara al borbó Felip V.

EL EXTRANJERO.- Nunca de repente llegan las ideas que nos trastornan; lo repentino ahoga unos momentos, pero nos deja, al marchar, largos años de vida por delante. Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la tristeza, siempre llegan poco a poco y como sin sentir, como sin sentir invade la niebla los campos, o la tisis los pechos.

Las voces se mezclan con el tiempo y el paisaje de Almansa sustituye a los azulejos del piso de estudiantes de Benimaclet.

EL JOVEN.- Els reis i governants de tota Europa es posen a l’aguait i al ple s’aboquen, que està en discussió la corona dels regnes d’Espanya i els dos aspirants una guerra van a provocar, buscant aliances amb altres estats dos exèrcits preparen, Felip de Borbó i Carles d’Àustria, tals són els seus noms.

Als pobles van renàixer les esperances d’arrancar el poder als nobles senyors i en poques setmanes el camí de València aplanaren; maulets i aliats dominaren pobles i ciutats; d’una punta a l’altra el país va tornar a obrir les arques per traure al carrer les senyeres contra el botifler i l’Arxiduc Carles a la porta de Quart aclamaren i ell feu jurament d’obeir i defendre las lleis.

Del dia que ara esmente guardeu memòria: el 25 d’Abril de 1707 que trista batalla va somoure la terra d’Almansa; l’exèrcit borbó al de l’Àustria va vèncer d’un colp i sense defenses ocuparen comarques senceres. Mal dia va nàixer qui ordenà destruccions i matances. Si el mal ve d’Almansa amb raó diuen que a tots alcança: no es pot oblidar que en la boca del poble ha quedat.

Després que va sotmetre tot el país i va tractar els hòmens amb gran crueltat, pensà que era l’hora d’augmentar el poder de la seua corona i sense tardança promulgà el Decret de Nova Planta, pel qual suprimia les lleis i costums de la pràctica antiga i ens va prohibir que parlàrem la llengua d’ací. Senyors i senyores, de la història us hem fet el reconte; si voleu seguir, en els llibres està tot escrit. (Silencio) Te quiero.

EL EXTRANJERO.- Avanza, fatal, incansable, pero lenta, despaciosa, regular como el pulso. Hoy no la notamos; a lo mejor mañana tampoco, ni pasado mañana, ni en un mes entero. Pero pasa ese mes y empezamos a sentir amarga la comida, como doloroso el recordar; ya estamos picados. Al correr los días y las noches nos vamos volviendo huraños, solitarios; en nuestra cabeza se cuecen las ideas, las ideas que han de ocasionar el que nos corten la cabeza donde se cocieron. Pasamos a lo mejor hasta semanas enteras sin variar; los que nos rodean se acostumbraron a nuestra adustez y ya ni extrañan siquiera nuestro extraño ser. Pero un día el mal crece, como los árboles, y engorda, y ya no saludamos a la gente; y vuelven a sentirnos como raros y como enamorados. Vamos enflaqueciendo, y nuestra barba hirsuta es cada vez más lacia. Empezamos a sentir el odio que nos mata; ya no aguantamos el mirar; nos duele la conciencia, pero ¡no importa!, más vale que duela.

Comienza a avanzar el ejército aliado. Sirve una copa, brinda con el Estado Mayor de un ejército de cadáveres. Primera descarga y EL EXTRANJERO bebe por su pecho y cae en brazos de un amante que nunca conocerá.

 

NOTAS:

Traducción de Romanç de cec:

Fue en el otoño de 1705 que en Altea desembarca Baptista Basset como general del ejército de Carlos de Austria. Entra en la Marina y pasea por pueblos y villas y en muchas comarcas los maulets distribuyen armas y dan razones, convencen a todos los campesinos de que el Archiduque Carlos ha prometido suspender tributos y gravámenes y todo el país le plantó cara al Borbón Felipe V. Los reyes y gobernantes de toda Europa esperan, que está en discusión la corona de los reinos de España y los dos aspirantes una guerra provocarán, buscando alianzas con otros estados dos ejércitos preparan, Felipe de Borbón y Carlos de Austria, tales son sus nombres.

En los pueblos renació la esperanza de arrancar el poder a los nobles señores y en pocas semanas el camino a Valencia allanaron; maulets y aliados dominaron pueblos y ciudades; de una punta a la otra el país volvió a abrir los baúles para sacar a la calle banderas contra el botifler y el Archiduque Carlos fue aclamado en la puerta de Quart y juró obedecer y defender las leyes.

De día que ahora nombro guardad memoria: el 25 de abril de 1707 que triste batalla removió la tierra de Almansa; el ejército borbón venció al de Austria de un golpe y sin defensas ocuparon comarcas enteras. Mal día nació quien ordenó destrucciones y matanzas. Si el mal viene de Almansa con razón dicen que a todos alcanza: no se puede olvidar que en la boca del pueblo ha permanecido.

Después de someter todo el país y tratar a los hombres con gran crueldad, pensó que había llegado el momento de aumentar el poder de su corona y con premura promulgó el Decreto de Nueva Planta, por el cual suprimía las leyes y costumbres de la práctica antigua y n os prohibió que habláramos la lengua de aquí. Señores y señoras, de la historia os hemos hecho un resumen; si queréis seguir, en los libros está todo escrito.

 

 

 

Greguerescos ejemplos

Imagen

“Los globos de los niños van por la calle muertos de miedo.

La medicina ofrece curar dentro de cien años a los que se están muriendo ahora mismo.

No importa que nuestro vaso sea pequeño, pues lo importante es que la botella esté llena.

La sidra quisiera champagne, pero no puede porque no ha viajado al extranjero.

Abrir un paraguas es como disparar contra la lluvia.

Escribir es que le dejen a uno llorar y reír a solas.”

Ramón Gómez de la Serna.

El humorismo

Imagen

El humorismo

No caeré ahora –ni espero caer nunca- en la simpleza de definir el humorismo, costumbre muy de hoy, porque definir el humorismo es como pretender clavar por el ala una mariposa, utilizando de aguijón un poste del telégrafo.

Tampoco intentaré roturar el camino de lo humorístico porque todos los campos espirituales son infinitos e inconmensurables y no se sabe de ellos sino que limitan: al Norte, con la muerte; al Sur, con el nacimiento: al Este, con el razonamiento, y al Oeste, con la pasión.

El admirable Wenceslao Fernández Flórez, a quien tanto debe la exquisitez literaria española, y que con los proyectiles de sus obras hubo un momento en que abrió un boquete en la ñoñería, en la pedantería y en la ridiculez antes dominantes, dijo en una interviú que sólo los que nacen en Galicia pueden ser humoristas. En un principio esto me aterró, pues ya he dicho que soy madrileño. “¡Dios mío! –Gemía angustiado-, ¿por qué no me hiciste nacer en Galicia? ¿No comprendías con tu suprema sapiencia que haciéndome nacer en Castilla me chafabas para siempre el porvenir artístico?” Pensé que en realidad todos los humoristas españoles, desde Cervantes a Larra, pasando por Quevedo y por doscientos más, todos han nacido en Castilla, y la gran mayoría, como yo, en Madrid. No obstante fueron aquellos unos días dolorosos. Pero felizmente, me tranquilicé en seguida al recordar que mi ama de cría era gallega y entra, por tanto, en lo probable que al transmitirme el jugo de sus pechos, me transmitiera también la cantidad de galleguismo necesaria para ser humorista. Y desde entonces, vivo tranquilo.

No definiré el humorismo, no. Pero si diré que no todo el mundo entiende la literatura humorística. Lo cual es naturalísimo.

Particularmente la literatura humorística, además de servirme para una porción de cosas que no hace falta denunciar, me sirve para medir la inteligencia de las personas de un golpe y sin equivocarme en un solo caso.

Si oigo que me dicen:

“-¡Bueno, se les ocurren a ustedes unas gansadas tremendas”.

Pienso: éste es un cretino.

Si me dicen:

“-Está bien esa clase de literatura, porque quita las penas.”

Pienso: éste es un hombre vulgar.

Cuando me advierten:

“-Es un género admirable y lo encuentro de una dificultad extrema.”

Entonces pienso: éste es un hombre discreto.

Y por fin, si alguien me declara:

“-Para mí el humorismo es el padre de todo, puesto que es la esencia concentrada de todo y porque el que hace humorismo piensa, sabe, observa y siente.”

Entonces digo: éste es un hombre inteligente.

En el prólogo de Amor se escribe sin hache de Enrique Jardiel Poncela.

Máximas mínimas

Imagen

DEL TEATRO:

“La literatura dramática sólo es instinto.”

“El escritor teatral debe contar siempre al escribir con lo que las obras pierden al ser representadas.”

“Para escribir Teatro no es absolutamente indispensable saber escribir.”

“Un hombre inculto puede lograr éxitos escribiendo éxitos para el Teatro; un hombre culto, también, pero a condición de que sepa olvidarse de toda su cultura.”

“El Teatro es un gran medio para educar al público; pero el que hace un Teatro educativo se encuentra siempre sin público al que poder actuar.”

DEL HUMORISMO

“Intentar definir el humorismo es como pretender pinchar una mariposa con un palo del telégrafo.”

“El humorismo es el zotal de la literatura.”

“El arte de hacer reír se basa en exponerleal público cara a cara sus propios defectos.”

“En el fondo de todo humorismo hay desprecio.”

De Enrique Jardiel Poncela.

Una cosa rara

Imagen

Personajes

Constructor, 55 años.

Señora, 54 años.

Criada, de un lugar indefinido de Latinoamérica.

Supremo Diputado Provincial

Salón de casa valenciana decorado a la remanguillé. En el centro enorme aparador de madera noble recargado de objetos: cerámica de Manises, una réplica de la estación del Norte, azulejos de Villareal, un zueco de Elda, dos senyeres, tres estatus d’autonomia, media cubertería de plata, una maqueta del Juan Sebastián Elcano, un ninot de falla, cerámicas de Lladró, reproducciones de los títulos del Valencia F. C., peinetas de fallera, una banda de fallera mayor infantil del año 57.

Suena en un tocadiscos Valencia en Fallas. El CONSTRUCTOR viste traje, trata de anudarse la corbata mirándose en todos los cristales de la habitación, la televisión, la cristalera del aparador, el centro de mesa…

CONSTRUCTOR.- ¿Amparo? ¿Paritooooo? Lo que tarda esta mujer en salir del baño. Así no hay… no hay quién se anude la corbata. Venga que haremos tarde. Ja deia ma mare que una casa en un bany… Qué sucias están esas copas… ¿Le has dicho a la chica que las limpie? ¿Me oyes? (Se escuchas unos golpes) Esta dona tot el dia remugant. (Golpe seco) Dile que esas copas no pueden estar sucias. (Pausa) Y no me refiero a las de la vajilla de bodas, las otras, las del Valencia. ¿Has oído? (Secuencia de golpes indeterminada) ¿Cómo qué para qué las quiero desempolvadas? (golpe largo, corto, corto, corto, largo y tenebroso) No, no pienso beber en ellas… Date prisa que el taxi ya nos estará esperando. Y no me vuelvas a repetir que coja yo mi coche, que por una vez que cojamos un taxi no nos va a pasar nada. (Golpes) Si, si ya sé que no te gusta subir a coche desconocido, que a saber quién ha puesto las posaderas allí antes que tú, que tú no vas en el mismo sitio en el que se sienta una panchita, no te preocupes que tengo la solución. (Saca dos bolsas de mercadona de la chaqueta) Josep ets un geni. No puedo con la corbata… venga sal ya que me tienes que hacer el nudo. (Tres golpes cortos) Pues claro que voy a llevar corbata. (Bloque de golpes inquisitivos) Claro, que he cogido la que me regaló mi madre. Ya sabes que me la pongo todos los días de la Virgen de los Desamparados. Hoy hago una excepción, no todos los días se va a la ópera. (Golpes) ¿Cómo que es horrible? Pero si hace juego con los colores de… (Golpes) ¡Redeu!

El CONSTRUCTOR sale de la habitación. Entra la SEÑORA por otra puerta, viste de fallera, con un traje que le queda obscenamente pequeño. Se está poniendo los pendientes.

SEÑORA.- Ya estoy lista. ¿Cariño? Espero que hayas ido a por otra corbata, ya sabes que la que te regaló la vieja inde… tu madre no me gusta nada. Es tan… tan… es tan valenciana que huele a acequia. No querrás que nos presentemos ante el Supremo Diputado Provincial con esa corbata, ¿qué pensará de nosotros? Que somos unos pueblerinos pensará, ya creo que pensará eso, y no sólo él, si no todos los asistentes al estreno. Piensa que no vamos a una ópera cualquiera, vamos a abrir la temporada, al palau de les arts, tan blanco todo, tan blanco que me recuerda a un mausoleo. Y no vamos a ver óperas provincianas, nada de Puccinis, Rossinis o Verdis, ni de esos arios que ponen los pelos de punta, oyes a Wagner y todo el día desfilan ante ti hordas de esqueléticos narigudos… Martí i Soler, eso si que era un compositor como dios manda, por eso se fue a Rusia. Siempre se van los mejores.

CONSTRUCTOR.- (Entra con dos corbatas en la mano) ¿Ésta o…?

El CONSTRUCTOR mira a su mujer. Silencio. Sale de escena y vuelve a entrar.

CONSTRUCTOR.- ¿Ésta o…?

SEÑORA.- (Tras una pausa) ¿Qué estás haciendo Pep?

CONSTRUCTOR.- ¿Qué estoy haciendo yo?

SEÑORA.- Sí, ¿qué haces ahí parado como si fueras un pasmarote?

CONSTRUCTOR.- Un pasmarote… un pasmarote…

SEÑORA.- ¿Te encuentras bien querido?

CONSTRUCTOR.- ¿Sabes qué hora es? No hay tiempo para jueguecitos.

SEÑORA.- Ven que te anudo la corbata roja.

CONSTRUCTOR.- Las corbatas son ahora el menor de nuestros problemas.

SEÑORA.- ¡No pensarás ir a sin corbata!

CONSTRUCTOR.- Mare de Déu dels Desamparats.

SEÑORA.- ¡Amén!

CONSTRUCTOR.- ¡Santa paciencia!

SEÑORA.- ¡No blasfemes Pep!

CONSTRUCTOR.- No se te ocurra llamarme Pep delante del Supremo Diputado Provincial.

SEÑORA.- Tienes razón, te pega más la azul, el rojo no es una buena elección en este tipo de actos, no sé en que estaría yo pensando. El azul es más gaviota.

Entra la CRIADA.

CRIADA.- Ahorita el taxi les está esperando señorito.

SEÑORA.- El señor no está listo.

CONSTRUCTOR.- La señora es la que no está lista.

CRIADA.- El cochesito sí está listo señorito.

SEÑORA.- ¿Cómo que no estoy lista?

CONSTRUCTOR.- ¿No pensarás ir así vestida?

SEÑORA.- ¿Insinúas que no voy bien?

CONSTRUCTOR.- ¿Realmente crees necesario que responda a esa pregunta?

CRIADA.- ¿Qué quiere el señorito que le diga al xofer?

SEÑORA.- ¿Por qué la chacha sólo se dirige a ti si yo también estoy presente?

CONSTRUCTOR.- ¿No deberías ir a cambiarte?

CRIADA.- ¿Le digo que ahorita bajan?

CONSTRUCTOR.- (A la criada) ¿Por qué tienes esa fe manía de hablar en diminutivos?

SEÑORA.- ¿Tú también crees que he engordado?

CRIADA.- ¿Quiere el señorito que extirpe las costumbres andinas de mi hablita?

CONSTRUCTOR.- ¿Por qué habré aceptado esa invitación a la ópera?

SEÑORA.- ¿No me dirás que no piensas ir?

CRIADA.- ¿Sabe el señorito que la normativisiaonsita lingüística cuesta un plus?

CONSTRUCTOR.- ¡Basta! Tanta interrogación es agotadora. Dile a la señora que se espere y a ayuda al taxi que se cambie. Digo dile al taxi que se espere y ayuda a la señora que se cambie.

La CRIADA hace una torpe reverencia y sale de escena.

SEÑORA.- ¡Qué mal está el servicio!

CONSTRUCTOR.- No tenemos tiempo, hay que darse prisa, ésta operación requiere precisión de relojero, cómo cuando construimos aquellos barracones educativos en el 2003.

SEÑORA.- Ven que te ponga la corbata.

CONSTRUCTOR.- Más valdría que me echaras una soga al cuello.

SEÑORA.- Pep no exageres.

CONSTRUCTOR.- ¿Pero tú te has visto?

SEÑORA.- Claro que sí, me está un poco prieto, debo reconocerlo… me siento tan joven… como en el 57… ¡qué fallas!

CONSTRUCTOR.- Ve a cambiarte.

SEÑORA.- Era todo tan pasodoble, tan buñuelo y azahar…

CONSTRUCTOR.- Amparo haz el favor.

SEÑORA.- Ocho años tenía yo, pero ya era casi una mujer, que bien me quedaban los rodetes… ¡Qué dolor de pies! ¡Qué ofrenda! ¡Qué mascletàs, castillos y cremà!

CONSTRUCTOR.- ¿No te me pondrás ahora en plan jocs florals?

SEÑORA.- Vora el barranc dels Algadins / hi ha uns tarongers de tan dolç flaire, /que per omplir d’aroma l’aire / no té lo món millors jardins. / Alli hi ha un mas, i el mas té dins / volguts records de ma infantesa; / per ells jo tinc l’ànima presa / vora el barranc dels Algadins.

CONSTRUCTOR.- Me voy a poner una copa.

Coge la campanilla, entra la criada.

CRIADA.- ¿Qué desea el señorito?

SEÑORA.- (Canta) Valencia, es la tierra de las flores, de la luz y del amor, Valencia,  tus mujeres todas tienen de las rosas el color…

CONSTRUCTOR.- (Mirando extrañado la campanilla) Whisky. (Pausa, mirando a su mujer) Doble.

CRIADA.- ¿No prefiere un poco de ronsito?

CONTRUCTOR.- (Se deja caer en el sofá) Me rindo.

SEÑORA.- ¡Pep! ¿Qué haces ahí sentado, que no llegamos.

CONSTRUCTOR.- ¡Triple!

CRIADA.- El taxista me dijo ahorita que se fue.

SEÑORA.- ¿Cómo que se fue?

CONSTRUCTOR.- ¡Cuádruple!

CRIADA.- (Le entrega una nota a la SEÑORA) Me dejó esto para usted.

SEÑORA.- ¿Una factura de treinta euros?

CONSTRUCTOR.- Acércame la botella.

CRIADA.- Lo tuvieron toda la nochesita con el motor en marcha.

SEÑORA.- ¡Qué mal está el servicio!

CONSTRUCTOR.- Deja el mueble-bar abierto.

SEÑORA.- Pep la plebe nos está perdiendo el respeto, cuando vivía mi padre estas cosas no pasaban. Cuando vivía mi padre la gente nos respetaba, ya creo que nos respetaba, más les valía respetarnos, no hubo en toda España director de banco más venerado que mi padre. Diez veces consecutivas nombrado mejor director de banco de España y sus tierras ultramarinas, que por aquel entonces sólo eran las Baleares y las Canarias, pero allí con orgullo tenía colgado sus diez placas remachadas en cobre entregadas por el mismísimo Adolfo Rincón de Arellano. ¿Sabes tú quien era don Adolfo?

CRIADA.- La señora ya sabe que yo sólo conozco un Adolfito, Adolfito Hitler.

SEÑORA.- ¡Pep dile algo!

CONSTRUCTOR.- La botella me tiene demasiado ocupado.

CRIADA.- El señor supremito diputadito de provincias desea ser recibido.

CONSTRUCTOR.- (Derramando el whisky por la alfombra) ¿Cómo? ¿Cuándo ha llegado?

CRIADA.- Acaba de llamar ahorita al timbre.

Suena el timbre de la casa.

SEÑORA.- Hay que ver que oído tienen las llamas de los Andes.