Vida Y Muerte Del Frenesí Y La Euforia

Se abre el telón. Total oscuridad rodea con temible negritud todos los flancos de los espectadores. Grupúsculos diseminados por la inmensa y vacía sala. De una esquina a otra cruza, por el cielo, una rápida y tintineante luz azul.
Silencio.
De nuevo, con sonido de cohete, reaparece la luz desandando su camino y entrando por donde salió. En esta ocasión es blanca.
Silencio.
Repite la operación -esta vez buscando su propio camino- una gorda luz verde.
Se repite. Las otras comienzan a repetirse también. Nuevas y distintas luces nacen y desaparecen encontrando los nuevos trazados de sus recorridos. Más luces, más colores, más ritmos. Se entrecruzan y confluyen en el centro. Más luces, más colores, más ritmos. Cada vez se acercan más, se cierran más, se unen en el mismo punto del que ya nunca más saldrán. Muriendo allí, explotando allí, desapareciendo en él.
Tantas luces fenecidas, desaparecidas, en el mismo momento espacio-temporal redoblan sobre nuestras cabezas, imposible sostenerse más, revientan al unísono: traca final.
En su reventar pedazos de luz caen sobre nuestros cuerpos con la placidez del agua que brota de una fuente. Una bola de espejos gira y gira resbalándonos su luz, chorreándonos con sus brillos.
El público, concentrado en el centro en forma elipsoidal, capta una imagen que va acercándose y se aleja, va acercándose y se aleja.
Se acerca y se aleja, se acerca y se aleja.
Está a punto de tocarles las puntitas de las zapatillitas a las niñitas. Pero el último segundo, justo antes de las noches y los bosques, avistando el abismo:
Se va.
Y se viene.
Se acerca y se aleja. Se viene y se va. Se acerca y se aleja. Se viene y se va.

Esa imagen -hija de la ola, minucia de la espuma- crece ante sus ojos, amenaza con caer, revienta en sus cogotes; mentiroso impacto. La luz ha vuelto a estallar sobre nosotros, esta vez se ha atrevido a mojarnos con verdaderas gotas que refrescan la piel.
El choque marino ha redoblado en los oídos del público atrapando con él una corriente de aire que se siente atraída. La oímos penetrar, la oímos silbar, la oímos colándose entre nuestros dedos, la sentimos en nuestras coronillas y antebrazos, la sentimos helarnos. La sentimos rodearnos.
De todas partes, de cualquier parte, de cada parte babosas reptantes se acercan hacia nosotros. Cadenas de hombres, mujeres, desnudos, cubiertos de barro se arrastran. Avanzan resbalando uno sobre otro tras subirse uno sobre otro tras agarrarse a otro, subirse, resbalar y avanzar. Repiten. Incesantes. Casi inaudibles. Con mayor vigor. Murallas aproximándose, amenazantes, a los gritos. En nuestras orejas:  

Agua frio
agua aire
agua frio fuego y aire
agua tierra
agua piedra
agua frio tierra y aire, agua madre agua aire.
Madre tierra-agua madre
agua frio fuego aire

Agua frio
agua aire
agua frio fuego y aire
agua tierra
agua piedra
agua frio tierra y aire, agua madre agua aire.
Madre tierra-agua madre
agua frio fuego aire

Agua frio
agua aire
agua frio fuego y aire
agua tierra
agua piedra
agua frio tierra y aire, agua madre agua aire.
Madre tierra-agua madre
¡agua frio fuego aire!

Anuncios

JUSTICIA SUBLIMINAL

Imagen

JUSTICIA SUBLIMINAL

 

(En la penumbra de una gran sala mal ventilada se escuchan incesantes los golpes sobre las teclas de un taquígrafo. Una VOLUMINOSA FIGURA ENCORVADA impone el orden de la “justa” travesía con su mallete. A su diestra una CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA se enjuga el llanto con su cetrino pelaje. A siniestra VEINTICUATRO OJOS IMPÁVIDOS E INTERFERENTES.)

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Sentirte protegido, disfrutar de los amigos, la familia, vivir en paz… Sin que te des cuenta hay miles de militares que trabajan con todas sus fueras para que puedas vivir en un entorno seguro y hay un día para celebrarlo. Día de las Fuerzas Armadas.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Securitas Direct. Llama al 902 15 15 15 y protege a los tuyos.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Todas las mujeres queremos ayudar a nuestros huesos a estar fuertes… Una vida con huesos fuertes, es más vida.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Ideas for life.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Somos únicos donando órganos.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Tu vida cambia con Orange.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Soy de la mutua.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Nuevo Halls XS, respira y adelante.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Por cinco euros, una sonrisa. Sorteo del oro de Cruz Roja. No es por el oro.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Queremos ser tu banco.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Siete premios nobeles. Idiomas: castellano, catalán, gallego, euskera, valenciano y bable. Siete Óscars de Hollywood. Dos veces campeones de Europa y Campeones del Mundo.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Playstation.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: El tren de alta velocidad que se lo hemos vendido a los chinos Infraestructuras, que aquí tenemos aeropuertos para aburrir. ¡Y la Generación del ’27!

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: ¡Playstation!

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: El Quijote. La fregona, el chupa-chups, el futbolín, el submarino, la paella, las torrijas,… Velázquez.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: ¡Playstation! ¡Playstation! ¡Playstation!

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Y los jóvenes, que exportamos la generación más preparada de la Historia.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Ahora con todos los sabores familiares pagas cinco, y uno gratis.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Mañana dos entregas por el precio de una.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Día. Calidad y precio están muy cerca.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: ¿Te gusta conducir?

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: El Almendro vuelve a casa por Navidad.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: ¿De verdad tú puedes llevarme al país de Nunca Jamás?

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: En Iberia trabajamos para que vueles como siempre has soñado.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: ¿Sabes lo que hace que un país funcione? La confianza. Confiamos en quien nos quiere y en quien nos cuida. En quienes pelean todos los días en una lucha sin medallas. En quienes no nos decepcionan.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Playstation

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Sabemos que podemos contar con su talento, con su entusiasmo. Confiamos en nuestra capacidad de unirnos en los malos momentos, porque ya  lo hemos hecho antes. Confiamos en quienes hacen todos los días todo lo posible. Y en quienes han decidido no rendirse.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: ¡Playstation! ¡Playstation! ¡Playstation!

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: Y nunca, nunca, vamos a dejar de confiar en el futuro. Porque el futuro tiene nombre y apellidos. Nuestro país está lleno de ideas y proyectos en los que se puede confiar. Santander, tu banco de confianza.

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Para las hemorroides. Hemoal. Un gran alivio.

 

CARNOSA SOMBRA ATERCIOPELADA: ¡A tomar Fanta!

 

VOLUMINOSA FIGURA NCORVADA: Se le condena a la desconexión. Puedes pagar contra reembolso, con tarjeta de crédito o con la tarjeta de compra de El Corte Inglés. En 5, 4, 3, 2, 1…

 

 

 

 

 

 

 (Interferencias. Silencio. Oscuro. Fin)

 

 

 

De Bauhaus a Vicente Aleixandre.

J. La noche es tan profunda que no deja ver el resto, esa trastienda cotidiana donde los hechos suceden y de los asuntos se trata. La noche-con suerte quedará algún flexo encendido-de la que ya han hablado todos los poetas. El último cerró la puerta y ahora uno de mis locos la golpea vehementemente con la cabeza (Abran paso, estoy aquí desde el comienzo)

U. <<Todo sin música asciende cautamente, a esa región serena donde aprisa se retiran los bordes de la carne>> A la derecha de escena haya una escalera de caracol en la cual esté sentada una hermosa mujer ensuciándose los morros con su nube de algodón. La oscuridad total se aminora y de fondo se escucha un bajo y de cuando en cuando una guitarra eléctrica distorsionada.  En primer término, al centro, haya una cama que esté bien hecha y sin una sola arruga y que una luz plateada le de una dimensión lunática

 

A. Entra por la izquierda el poeta, con esa pequeña angustia constante en el pecho, la justa y necesaria para recordar y poder vivir humanamente. Para que, al menos, nos duelan un poco todas las cosas y una fabulación sonora nos mantenga intacto el argumento. Poco a poco todo el espacio que estaba a oscuras se ilumina y vemos un carrusel en movimiento circular, donde unos seres mitad niños mitad viejos se divierten. El poeta se pasea de un lado a otro hasta que decide subir las escaleras y se sienta al lado de la mujer de la nube de algodón.

ALEIXANDRE.  Un columpio de sangre emancipada, una felicidad que no es de cobre.

MUJER. Una moneda lírica o la luna resbalando en los hombros como leche.

 

 

N. Las luces se apagan, Aleixandre y la mujer se sientan en la cama mientras juegan y entrelazan las copas, las piernas, los besos y las manos. Haya risas cachondas.

MUJER. No sigas con esas caricias, voy a desmayarme.

ALEIXANDRE. No está mal perder el sentido de vez en cuando.

S. Nueve musas, con una rosa verde en los labios, se sientan alrededor de la cama sin que los amantes se percaten.

LAS MUSAS. Un laberinto o mármol sin sonido, un hilo de saliva entre los árboles, un beso silencioso que se enreda olvidando sus alas como espejos.

E. Oscuridad íntima y total. Un saxo como luciérnaga en la noche, acompañado de dulces gemidos.

MUJER. ¡¡Si-gue!! Ahhh ¡¡Si-gue!! Aaaaa, aaaaa, más fuer-te, oh oh oh ,  Sí , Sí. Ohhh.

El alba avanza por los muslos. Una luna grande y sonriente, se despide sacándonos la lengua.

LAS MUSAS. Cuerpos flotan, no presos, no arañados, no vestidos de espinas o caricias, no abandonados, no, sobre la luna, que-entierra ya-se ha abierto como un cuerpo.

NACIMIENTO DEL NIÑO DIOS

elenigmadeldeseoApariciones y desapariciones:

 

Siete sombras que hablan

Un espectador antropomorfo

Cuatro cuadrados stalinianos

Aeroplano atravesador

Voz de psiquiatra reciennacido

Máquina segadora y tractor ciego

Un cochecito de juguete

Un estridente rosa octogonal

 

Escena

 

Un juego de siete sombras:

 

todas se revuelcan en el centro de la escena

representan la noche y la tiniebla

 

las sombras llevan un sonido nuevo

no son voces susurradas

ni lloradas ni salpicadas de escuelas

sino

voz arrancada a la montaña

una voz que tiene

las uñas llenas de tierra

de savia de los árboles del suelo

 

y todas a la vez:

-Akra tañ y sorpresa de la noche viva viva viva viva viva viva la sombra látigo-camello

-Yama rixa yama rixa yama yaaaaaa Ondulante ondulante y sube la montaña sube sube

-Ma krinc tarrán patán tarrán chan chan ¡¡Y llena la sombra llena un látigo de arena un tren que muerde los troncos del camino!! -Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff

-Hundelacasa hundelacalle hundelarisa hundelanoche hundelallama

-Primer dolor segundo dolor tercer dolor cuarto dolor quinto dolor sexto dolor séptimo dolor de tu puta madre

-Qué tengo en la planta del pie qué tengo en la planta del qué qué qué qué qué que me muerde la oscuridad

 

No se siente nada por ninguna esquina

un espectador se derramará sobre la moqueta de la sala

el espectador simboliza el pipí de un bebé

 

Poco a poco se va iluminando la escena

con la velocidad de un amanecer

las sombras desparecen detrás de un último

querraña u u u uuuuu… tortólame tortólate tortólanos tortólame tortólate tortólanos tortólame tortólate tortólanos

 

Hay un fusilamiento en escena

en primerísimo término:

cuatro formas cuadradas

coloreadas que parezcan caramelos

han entrado en marcial disposición mascando un

Ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay ay

 

se sientan sobre culos imposibles

cuadrados

y dejan que llueva una riada de disparos

 

qué cosa tan amarillenta el aeroplano

que atraviesa el despacho del director del teatro

y anuncia con la boca llena de rizos de niño

(va diciendo elpájaroblancoechóavolar elpájaroblancoechóavolar elpájaroblancoechóavolar)

que ha nacido el niño dios en la escena

 

Los cuadrados fusilados desaparecen pisando una marcha

 

Voz de psiquiatra:

¿Hay alguna madre en la sala?

¿Hay alguna madre en el aeroplano?

¿Hay alguna serpiente lamiéndome el brazo?

¿Hay alguna madre en la tumbona?

¿Hay alguna madre en la sala?

¿Hay alguna madre para mi hermano?

¿Hay alguna madre vestida de aeroplano?

¿Hay alguna madre con pezuñas de burro?

¿Hay alguna madre carajo carajo carajo?

¿Hay alguna madre que me estoy meando?

¿Hay alguna madre para sentarse encima?

¿Hay alguna madre que quiera besarme?

¿Hay alguna madre en la sala?

¿Hay alguna madre que me huela las manos?

¿Hay alguna madre que sepa de algo?

¿Hay alguna madre madre de funcionario?

¿Hay alguna madre con cara de nabo?

¿Hay alguna madre por dios por dios por dios una madre una madre una madre que me deshago?

¿Mamá? ¿Mamá?

 

Se deshace.

 

Aparece en escena una hermosa máquina segadora

pintada de rojo

un tractor sin piloto la arrastra

la segadora levanta las sencillas cejas de corcho

 

La segadora:

¿Hijo míooooo? ¿Qué te pasaaaaa? ¿Qué horas tantaratán tan tan que son para tantaratán tan tan al mundo?Ya me has pum pum pum pum!!! tan prontito grrrr!!! estás hecho una putita. ¿Qué cara carajo qué cara te pondré mañana?

Casita

Mañanita

Chochito de la niñíta

Pililita del mariquititita

Lucecita

Caquita

Banderita

Pausa en que una sombra le sirve un té

Rinocerontito

Pancito

Pancititito

Marquesito

Duquesito

Mojoncito

Chiquitito

Diosecito

Cojoncito

 

No obstante me parece que no

que sí

que me caja de manos

y pincel de radio

que ojalá pero que ya no pasa

qué fue de aquello

de lo otro

del vientre y del coño de la bernarda

qué se hizo

oh sabia yupi! yupi! yupi!

y que

total

al final no es nada

pero vaya sombra de sable

y vaya riego de página

y qué lluvia cartoncito más ¡mi puerta! y más desodorante coño coño coño que lo peor es fui será mejor

y un roble gordo

muy gordo

para ver qué pasa

 

La segadora llora alegremente

y se retira

 

Aparecen

otra vez

los cuadrados de colores y

otra vez

los fusilan desde arriba y

otra vez

desaparecen marciales para siempre

 

y luego no hay nada

solo un cochecito que recorre caprichosamente la escena

 

En la calle se ha estrellado el aeroplano

a un señor le duele el carajo

y un viejo se ha partido el brazo

y precisamente por todo esto

un estridente rosa octogonal

canta en mitad de la escena

la siguiente canción:

 

auricular viniendo sola rosa

pedazo de semilla entre las muelas

hojitas blancas blancas blancas

naturaleza canta la canción

que quisiera comerte una mañana

como tú te has tragado el sol

 

Repite tres veces

y desaparece

 

Se apagan todas las luces

dentro y fuera de la sala.

1 minuto. 17 segundos.

4 hombres y una mujer. Cuerpos prácticamente desnudos. Pintados todos de un amarillo simple y puro.

Oscuro total. El tictac de un reloj marca el tempo de los movimientos.

El ritmo no se modifica, las muestras de sonido sí: del reloj(x5), se cambia a una gota de agua golpeando una superficie encharcada(x5), de la gota, se pasa a expiraciones de aire (de humano)(x5) y vuelta a empezar en el reloj. Simultáneamente al momento en el que vuelve a sonar el reloj, se ilumina  cenitalmente el centro del escenario, generando un círculo perfilado perfecto. Un hombre, caminando al ritmo de los sonidos, se coloca en el centro iluminado, lleva un arma de fuego en la mano. Coloca una rodilla en el suelo y se dispone para disparar al aire. En esta segunda progresión de sonidos, después de sonar los “soplidos” humanos se pasaría a sonido de corazón. El latido sonaría 10 veces y no cinco( las cinco primeras sonaría a un nivel de volumen normal, las cinco últimas irían descendiendo de volumen) En el momento en el que suenan las cinco últimas, la luz cenital del centro va disminuyendo.

Suena un disparo al tiempo del reloj, que ha vuelto a sonar. Simultáneamente al disparo, se ilumina con tonalidades rojo intenso la escena al completo. Un hombre y una mujer, empiezan una carrera que rodea al hombre de la pistola. En esa carrera, los dos van recorriendo el circuito a la vez, pero en sentidos inversos y cada 6 tiempos vuelven a pasar por el lugar de donde salieron (en el último término del escenario, justo detrás del hombre que dispara). Cada 12 tiempos el que dispara volverá a disparar. En el momento en el que ha disparado por primera vez, dos hombres aparecerán por atrás, cada uno a un lado del punto de partida de los corredores. Al cuarto tiempo después del disparo atravesarán el circuito, llegando a colocarse cada uno a un lado del hombre que dispara. Sus movimientos son simétricos, es decir, uno entra con el pie izquierdo y otro con el derecho.

Texto:

Hombre situado a la izquierda: (Mirando al otro hombre) ¿Sube?

Hombre situado a la derecha: (Mirando hacia arriba) ¡Bajo! (Silencio) (Mirando al otro hombre) ¿Baja?

Hombre situado a la izquierda: (Mirando al suelo) ¡Subo!

Suelta la pistola y se incorpora a la carrera, esta vez el sentido varía, la mujer va hacia un lado y el antiguo pistolero va en la que iba anteriormente la mujer.

La pistola es cogida al vuelo por el primer corredor, que adopta la misma postura que el anterior pistolero.

Los hombres que quedan a sus lados, cambian sus posiciones en cuatro tiempos otra vez, de manera que, de nuevo les queden ocho tiempos para repetir el texto y las acciones de antes, pero esta vez, iniciando al revés de la vez anterior.

Se repite otra vez todo, a los doce tiempos de carrera el antiguo corredor dispara, y esta vez es la mujer quien le releva en su puesto de pistolero, volviendo él a su situación original.

Los otros dos hombres de dentro del circuito, inician el mismo recorrido de antes para cambiarse de lado.

En el tercer tiempo de esta nueva carrera, la mujer da un paso hacia el público, saliendo de la situación original del pistolero. En ese mismo tercer tiempo, los demás se detienen por completo. La mujer apunta lentamente al público. En el cuarto y quinto tiempo, suenan las gotas. En el sexto y séptimo, las expiraciones. En el octavo, noveno, décimo, undécimo y duodécimo, suenan los latidos de corazón, como antes, diminuendo. La luz general se apaga progresivamente. En el decimotercer tiempo, la mujer dispara y el disparo suena más fuerte que nunca. Se detiene el tempo de la obra. Los cuerpos de los actores caen inertes al suelo, la mano de la mujer todavía con la  pistola, cae en el centro, dónde vuelve la luz cenital del comienzo.

Fundiéndose con los ¿aplausos?, la luz cenital va apagándose, de la misma forma que vuelve a sonar, también muy progresivamente, el tic tac de los relojes.

Fin.

RAW!

Imagen

Personajes

El espíritu de Carl Theodor Dreyer.

Comparsa medieval.

I. II. III. IV.

NENÚFAR AMAPOLADO.

Un inglés y su Inquietante y cerebral y pálida extremedidad de plástico.

Cuadro único

PLAY

Carl Theodor Dreyer escupe sobre los presentes. (5’) Patios de butacas vacíos observan al espectador. Las bancadas pretenciosamente medievales adquieren forma romboidal. Un NENÚFAR AMAPOLADO flota en vórtices geométricos. I, II, III y IV visten las ropas del autor. (Pausa) Entran los ordinales y toman su asiento en los cuatro vértices. La Pascua se refleja en cirios cavernarios. Despiertan las plantas acuáticas. I,II, III y IV destapan sus vergüenzas. Risas ghelderodianas. Onán se manifiesta ante el público, la condena divina se personifica en gestos estériles.

FRENESÍ (60’’)

De espaldas a la verdad revelada ha nacido una criatura [NENÚFAR AMAPOLADO]. La criatura es deforme. La criatura no tiene extremidades humanas. La criatura es acuática. La criatura no puede masturbarse. La criatura no puede ser observada durante el rito. La criatura descubre su fisicidad. La criatura se desliza. La criatura gime, llora, ríe, gime, llora, ríe, gime, llora, ríe. Juega. Calma

LLUVIAS

Los puntos generan movimientos opresivos. Corto, largo, corto, largo. “Chirrido vegetal”. Corto-largo-corto-largo. “Quejido vegetal”. Largo-corto-largo-corto. “Desgarro de las vacuolas”. Los estambres y los pistilos han sido enjaulados. Cuádruple eructo seminal. Profilaxis del NENÚFAR AMAPOLADO. Gemido antiorgásmico. Los colosos numéricos silencian a la criatura deforme. A brittish gentleman aparece de improviso. Las nuevas presencias están guiadas por deformaciones derivadas del petróleo. Un isleño golpea las rodillas rodias de la tragicidad.

FLORECIMIENTO TRIUNFAL

SIN BARRERAS

 * El color de las letras es importante en el texto, y en el blog no permite poner colores diferentes del negro, así que enviaré el texto aparte por si se puede visualizar con colores.

(Durante todo el texto, el color de la letra insinuará los colores de la luz durante la representación).

La escena está compuesta por dos niveles diferentes: al fondo, elevados, los dos máximos responsables militares de dos bandos distintos, sentados uno frente al otro. Abajo, en primer término, el rugoso suelo por el que se moverán el resto de personajes.

          Ambos militares no dejan de mirarse a los ojos, concentrados en la mirada del otro, mientras dan continuas caladas y sorbos a sus puros y copas respectivas. Ambos visten ropa militar de color gris oscuro, y sólo les diferencia el símbolo que aparece en sus mangas: un “+” el CORONEL, y un “-“ el JEFE.

          CORONEL.- Blanco.

JEFE.- Negro.

Entran dos MARIONETAS con aspecto de personas. La PERSONA B tira un cigarrillo al suelo y lo pisa. Por casualidad se cruza con la PERSONA A.

          A.- Tú.

          B.- ¿Es a mí?

          A.- ¡Claro!

          B.- ¿Y qué?

          A.- Te permites el lujo de tirar tu cigarro en mi suelo …

          B.- ¿Qué?

          A.- Que no ensucies mi tierra.

          CORONEL.- Blanco.

          JEFE.- Negro.

          B.- Esta no es tu tierra. En todo caso, es la mía. (Se enciende otro cigarrillo).

          A.- No tengo que tragarme tu humo ¡Apaga eso!

          B.- Claro (Aplasta el cigarrillo contra la cara de A).

          A.- ¡Cerdo!

          Pelean encarnizadamente, rodando por el suelo, hasta salir por un lateral

          ¡SUENA UNA EXPLOSIÓN!

          Silencio.

CORONEL.- Grrrrrrr …

JEFE.- Grrrrrrr …

En el suelo del escenario, hay ahora una pequeña montaña de arena, en uno de los lados …

          JEFE.- Sí …

          CORONEL.- No …

          JEFE.- No es tuyo.

          CORONEL. Sí es mío.

          Ambos tiran el resto de su puro al escenario, y se beben de un trago lo que queda de copa, para volver a llenarla después.

          CORONEL.- Bueno.

          JEFE.- Malo.

          Entra ALASKA, un mujer joven, vestida completamente de negro, se queda frente a la pequeña montaña de arena unos segundos, mirándola … Sale.

          CORONEL.- Malo.

          JEFE.- Bueno.

          EXPLOSIÓN DE SONIDOS: MOTOR DE COCHE, CLAXÓN, WASAP, MICOONDAS … ¡AGUDOS!

          Entran un PERRO y un GATO, se quedan mirando el uno al otro, frente a frente …

          CORONEL.- Pasado.

          JEFE.- Presente.

          CORONEL.- Futuro.

          JEFE.- Pasado.

          CORONEL.- Ayer …

          JEFE.- Hoy …

          CORONEL.- Mañana …

          JEFE.- Hoy …

          El PERRO y el GATO empiezan a perseguirse. El primero es robusto pero veloz, y golpea el suelo a cada paso. El segundo, delgado, extremadamente ágil …

          CORONEL.- Hoy …

          JEFE.- Mañana … Ayer …

          Entra ALASKA y, esquivando al PERRO y al GATO, observa durante unos segundos la pequeña montaña de arena. Se agacha, la acaricia. Besa la arena antes de salir …

          La persecución entre ambos animales es cada vez más intensa.

          CORONEL.- Día …

          JEFE.- Noche …

          CORONEL.- Negro …

          JEFE.- Blanco …

          CORONEL.- A, E, O.

          JEFE.- I, U.

          Los dos cuadrúpedos desaparecen de la escena en plena carrera.

          ¡EXPLOSIÓN!

          CORONEL.- Grrrrrrr …

          JEFE.- Grrrrrrr …

          CORONEL.- Sal.

          JEFE.- Pólvora.

          CORONEL.- ¡Escuadrón!

          JEFE.- ¡Compañía!

          RUIDO DE OFICINA …

          CORONEL.- Uno, tres, cinco, siete …

          JEFE.- Dos, cuatro, seis, ocho …

          RUIDO DE VAGÓN DE METRO, RUIDO DE TREN, MOTORES ENCENDIDOS, CLAXÓN, WASAP … Los dos se levantan, sin apartar ni un momento la mirada el uno del otro.

          CORONEL.- ¡Guau!, ¡Guau!, ¡Guau!

          JEFE.- Miauuuuuuu …

          CORONEL.- ¡Gua!, ¡Guau!, ¡Guau!, ¡Guau!

          JEFE.- Miauuuuuuuuuu … 

          CORONEL.- Es mía …

          JEFE.- Es mía …

          CORONEL.- Vida …

          JEFE.- Muerte …

          CORONEL.- Grrrrrrrrrrrrr …

          JEFE.- Grrrrrrrrrrrrr …

          CORONEL.- Muerte …

          JEFE.- Vida …

          CORONEL.- ¡Muerte!

          JEFE.- ¡Muerte!

          La luz oscura que recae sobre ambos personajes se proyecta ahora sobre todo el escenario. Explosiones sucesivas, disparos, microondas, disparos, wasap, explosiones, motor encendido, claxón, wasap, disparos, microondas … El CORONEL y el JEFE quedan con los ojos cerrados en la misma posición en que estaban.

          Silencio. Al volver la luz gris se observan en el suelo numerosas MARIONETAS destrozadas, y algunos de sus miembros esparcidos por el mismo.  

          Entra ALASKA y empieza a quitarse la ropa hasta quedar integralmente desnuda y situarse  de rodillas frente a la pequeña montaña de arena de dos metros de largo por uno y medio de ancho.  No aparta su mirada de la tumba …

          “……. Zzzzzzz ……. zzzzzzz ……. zzzzzzz ……. zzzzzzz ……. zzzzzzz ……. zzzzzzz ……. zzzzzzz …… “.

          Silencio.

          ALASKA.- Pf …………. pf  …………… pf   …………….. pf    ……………….. pf ………………….

          Se escucha el sonido del motor de un coche en marcha. Se escucha más intensamente, más, más, MÁS, ¡MÁS! … Un golpe seco … Sonido agudo.        

          ALASKA.- PFFFFFF … … .

          Se escuchan continuas gotas al caer sobre una superficie ya invadida por el agua.

          Se escucha más fuerte el sonido que producen las continuas gotas al caer sobre la superficie ya invadida por el agua. Mientras tanto …

… ALASKA se levanta y se aleja del nicho. Queda situada de espaldas a Él, sentada en el suelo.

          SUENA EL SUAVE OLEAJE DE MAR. POCO A POCO VA AUMENTANDO EL SONIDO DE LAS OLAS. GOLPEAN MÁS FUERTE CONTRA LA COSTA. MÁS. MÁS. EL MAR ESTÁ EMBRAVECIDO …

          La arena comienza a moverse ligeramente. De ella emerge el cuerpo de una SÚPER MARIONETA. El apuesto ZOMBIE se levanta y queda da pie, mientras los restos de arena caen de su cuerpo hacia el suelo.

          ZOMBIE.- E … e … ee … e … ee … eee … (Gritando) ¡E! … ¡E! … ¡EE! … ¡E! … ¡EE! … ¡EEE! …

          ALASKA,. (Reaccionando ante el grito) Mmm … Mmm … Mmm … Mmm …

          Ambos de frente al espectador, separados por un par de metros.

ZOMBIE.- E …

          ALASKA.- M …

          ZOMBIE.- E ..

ALASKA.- M …

          ZOMBIE.- EMM ..

          ALASKA.- MEE …

          ZOMBIE.- EMM …

          ALASKA.- MEE …

          ALASKA se pone las medias

El ZOMBI se pone los calcetines.

          ALASKA.- Mmm .. Xxxx … Mx …

          ZOMBIE.- Myw … Myw … Myw …

          ALASKA se pone las botas..

          El ZOMBIE se pone los zapatos.

          ALASKA.- Xx …

          ZOMBIE.- Yy …

          ALASKA se pone el vestido.

El ZOMBIE se pone los pantalones del traje.

          ALASKA.- Xxx …

          ZOMBIE.- Yyy …

          ASLAKA se pone la cazadora de cuero.

El ZOMBIE se pone la camisa.

ALASKA se pone un collar negro.

El ZOMBIE se pone la americana.

ALASKA se pone un gorro.

El ZOMBIE se pone la bufanda.

Ella, toda de NEGRO. Él, todo de BLANCO..El ZOMBIE se acerca y coge la mano de ALASKA.

BAILAN.

Después, él le conduce hacia la pequeña montaña de arena. Ambos se TUMBAN.

          ZOMBIE.- CCCCCCCCCCCCC … a

          ALASKA.- UUUUUUUUUUUUU … s

          ZOMBIE.- CCCCCCC … A …

          ALASKA.- uuuuuuu ... s …

          ZOMBIE.- c … aaaaaaa …

          ALASKA,. U … sssssss …

          ZOMBIE.– Aa … aA ..

          ALASKA.– sS … Ss …

          El CORONEL y el JEFE abren los ojos.

          ALASKA y el X ZOMBIE se abrazan y cubren de arena progresivamente, hasta quedar enterrados.

          “¡Sssssss … A. Ssssss … A. Sssss … A. Ssss … A. Sss … A. Ss … A. S … A!”

          La luz va bajando progresivamente hasta el OSCURO.

          CORONEL.- Blanco.

          JEFE.- Negro.

          Silencio …

          ¡EXPLOSIÓN!

          CORONEL.- Grrrrrrr …

          JEFE.- Grrrrrrr ..

          OSCURO.